Batalla campal entre cuatro familias vecinas generó caos en el Virgen de los Dolores

Los grupos enfrentados se arrojaron piedras entre sí y hasta hubo disparos de armas de fuego “tumberas”. No es la primera vez que ocurre algo así entre estas familias y los vecinos que no están involucrados viven con temor.

Una vez más el barrio Virgen de los Dolores se vio alterado por el choque de varias familias, vecinas entre sí, que dirimieron sus diferencias a tiros y piedrazos, dejando como saldo varios heridos, pero nadie de gravedad.

Ocurrió ayer pasada las 16:30 en la zona de Gutnisky al 3300, cuando integrantes de las familias Ortíz y Arce, contra los Borda y los Barrientos, se realizaron acusaciones cruzadas y comenzaron las agresiones. Alguien disparó una tumbera y una persona resultó herida. Esto desencadenó la reyerta que implicó a los integrantes de las cuatro familias arrojándose todo lo que podían encontrar a su paso.

El baleado fue identificado como “El Baba” y es acusado de fechorias en el mismo barrio, donde los robos son moneda frecuente. El hartazgo es mayúsculo, ya que el delincuente, herido ayer en una pierna, tiene un extenso prontuario, varias veces detenido por arrebatos con extrema violencia a mujeres, pero sigue libre.

Al estallar la pelea, alguien llamó al 911 y acudieron varias unidades, entre ellas efectivos de la comisaría 12ª que interviene por razones de  jurisdicción y una dotación de la División Infantería. Tras la llegada de los primeros efectivos, pidieron refuerzo, y en unos 15 minutos, la zona se llenó de móviles policiales que de a poco devolvieron la calma; aunque la bronca entre los contendientes continuó media hora más. 

Los policías se mantuvieron expectantes hasta el anochecer. Pero no se sabía si mantendrían la guardia.

Además del baleado, la reyerta dejó al menos cinco afectados por traumatismos por impactos de ladrillos o de escombros.

Antecedentes y preocupación en el barrio

En la madrugada del 9 de agosto, alrededor de las 2, se produjo una riña en el que intervinieron integrantes de esas familias enfrentadas y otras personas.

El saldo de la pelea dejó a dos hombres, de 36 y 57 años, y a dos mujeres, de 33 y 57 años, con lesiones producidas por proyectiles de arma de fuego. 

También un policía recibió un disparo en la pierna izquierda.

En la zona, hay varios pasillos que comunican con la calle principal y además la escasa iluminación complica la tarea policial.

Vecinos ajenos al problema que generan esas dos familias no ocultar su temor y preocupación por las imprevisibles consecuencias o derivaciones que puede alcanzar la escalada de violencia que se repite.