Cayó preso luego que le sonaran los 11 celulares que había robado

Un delincuentes, oriundo de la provincia de Córdoba, que se había pasado la noche robando celulares a asistentes del Taragüí Rock en el predio del corsódromo Nolo Alías, a las afueras de la capital correntina, fue detenido por la Policía cuando pretendía escapar del lugar, informaron ayer fuentes oficiales.

El show de bandas había comenzado y, en paralelo, el delincuentes también comenzó su raid delictivo, de lado a lado del predio, palpando a cada una de sus víctimas a las que iba despojando de sus celulares.

Cerca de las 1:20 de la madrugada, el delincuente pensó que todo le había salido bien; aunque no contó con que los oficiales principal Juan José López y subayudante Abraham Juan Escarlón, quienes estaban realizando tareas de servicio adicional de seguridad, notaron su actitud sospechosa cuando se dirigía hacia las puertas de salida por el camino de tierra que dirige hacia el Perichón. Lo demoraron para identificarlo por su actitud sospechosa.

ALGUNOS DUEÑOS YA RETIRARON SUS CELULARES.

Mientras los policías intentaban identificarlo, ocurrió algo que lo puso no sólo más nervioso, sino que lo dejó en total evidencia ante su accionar, ya que varios de los teléfonos comenzaron a sonar en los bolsillos, algo que obviamente no pudo explicar a los efectivos. Tras el cacheo, los policías encontraron 11 teléfonos celulares de distintas marcas y modelos que el sujeto, identificado como Víctor René Ribodino de 37 años, había hurtado en el predio del Taragüí Rock.

El ladrón también tenía una billetera con tarjetas, dinero y documentación de otra persona, que también había sido sustraída en el mismo predio. El detenido y los elementos incautados fueron trasladados a la comisaría Novena.