Desbarataron cuatro “kioscos” de cocaína a lo largo de una cuadra

De no creer. A lo largo de 100 metros, en una misma cuadra de la capital correntina, la Policía anuló el funcionamiento de cuatro “kioscos” de venta de drogas.

En una catarata de allanamientos resultaron detenidas cinco personas, cuatro mujeres y un hombre, acusados de incurrir en el delito de narcomenudeo.

Dos de los centros de venta de estupefacientes quedaron desarticulados el sábado a la madrugada, cuando efectivos de la Dirección General de Drogas Peligrosas y Crimen Organizado, con apoyo de la División Policía de Alto Riesgo, ingresaron a viviendas de calle Necochea al 2800, entre Chile y Bolivia del barrio Colombia Granaderos, popularmente conocido como “La Vizcacha”.

En esa oportunidad, con aval del Juzgado Federal número 1 requisaron el domicilio de Celia Ceferina G, de 46 años, en el que encontraron la cantidad de 49 envoltorios tipo “bochitas” de cocaína, con un peso de 57 gramos.

PEDAZOS DE POLIETILENO PARA ARMAR LAS “ALITAS”.

Según la investigación preliminar, ese punto de expendio de droga era muy “visitado” por parte de los compradores.

Frente a todas las presunciones, no extrañó que en una de las habitaciones del inmueble hallaran la suma de 341.660 pesos, cuatro teléfonos celulares, una balanza, recortes, tijeras y 16 blísters de ansiolíticos Clonazepam.

CANTIDAD DE COCAÍNA EN FORMA DE “BOCHÓN”.

En la vivienda lindante a la de Celia dieron con 10 envoltorios o “trozos” con sustancia blanca que arrojó positivo en el test químico para cocaína, en un peso de 84 gramos.

En ese lugar, habitado por Cristian Ramón G, de 38 años, había también algunos envoltorios con picadura de marihuana y cerca de 6 mil pesos.

DOS DE LAS MUJERES INVOLUCRADAS EN EL DELITO.

No fue todo, porque decomisaron tres teléfonos celulares, un revólver calibre 22, dos cartuchos intactos calibre 22, tres vainas servidas, una balanza digital, recortes y una motocicleta Honda Biz.

Horas más tarde, a la siesta, los detectives de Drogas Peligrosas llegaron para allanar otras dos viviendas en la misma cuadra. Inédito.

Durante estos procedimientos apresaron a mujeres en presencia de varios niños.

Entre las involucradas se encuentra “Chicha”, señalada como la cabecilla de un clan familiar, involucrada en anteriores ilícitos.

En un acto desesperado por tratar de descartarse de la evidencia comprometedora, una de las acusadas esparció en el piso de un patio las numerosas bolsitas, tipo “alitas”, que contenían una dosis de droga.

LA COCAÍNA FRACCIONADA EN PEQUEÑOS ENVOLTORIOS DE POLIETILENO.

Los investigadores secuestraron envoltorios con un peso total de 235 gramos de clorhidrato de cocaína, nueve “bochitas” de marihuana, un arma de fuego calibre 22, 19 teléfonos celulares de distintas marcas y modelos, una motocicleta 110 y la suma de 413.025 pesos.

Ningún secreto

En la barriada era un “secreto a voces” lo que sucedía en la “peatonal de la droga”, en la que veían gente a toda hora del día ir a uno u otro “kiosco” para comprar la sustancia fraccionada en bolsitas.

El delito sucedía a la vista de menores de edad, tanto integrantes de las familias involucradas como de sus vecinos, quienes por miedo o alguna otra circunstancia, preferían mantenerse al margen de realizar alguna denuncia.

El importante despliegue para desbaratar los casos de narcomenudeo sucedió a 100 metros de la comisaría seccional Decimonovena.

Años antes, uno de los “kioscos” anulados el fin de semana fue centro de un allanamiento por igual motivo.