Detuvieron a prófugo por envío de marihuana en horno y un televisor

Se trata de un hombre a quien la Policía halló en un asentamiento. En diciembre de 2015 despachó los electrodomésticos cargados con 25 kilos del alucinógeno en la terminal de ómnibus capitalina. Su concubina habría oficiado de cómplice.

Un hombre que estaba prófugo de la Justicia en una causa narco resultó detenido en un asentamiento de la capital provincial.

Se trata del presunto responsable del envío de marihuana cargada en electrodomésticos, que despachaba como encomiendas en colectivos de larga distancia.

En 2015 la Policía descubrió la modalidad y descubrió 25 kilos de estupefaciente dentro de un horno eléctrico y de un televisor.

Los paquetes que iban a ser llevados desde Corrientes hacia Concordia, provincia de Entre Ríos, tenían como nombre de destinatario a la concubina del acusado.

Anteayer, efectivos de la Dirección General de Drogas Peligrosas y Crimen Organizado ingresaron al asentamiento del barrio Pirayuí, a fin de dar con Gustavo José G, de 38 años.

El Juzgado Federal 1 solicitaba la urgente detención de esa persona en relación a una investigación surgida hace poco más de 6 años.

Luego de un paciente trabajo de seguimiento, los detectives de Drogas pudieron ubicar la vivienda del fugitivo al final de un pasillo.

Alrededor de las 21:30, los policías -de civil- realizaron el procedimiento que concluyó en la captura de Gustavo G.

Según información conocida por época, el detenido sería quien distribuía marihuana en presunta complicidad con su pareja.

En el año 2015, efectivos de Patrulla de la comisaría Séptima, luego denominada como Destacamento San Marcos, obtuvieron pistas acerca de un llamativo modo de tráfico de marihuana.

El 2 de diciembre llegaron hasta la terminal de ómnibus de la avenida Maipú para realizar la inspección de equipajes y encomiendas.

Con la División Canes localizaron dos paquetes que enviaba un supuesto “Javier E” para una tal “Itatí G”.

Los bultos embalados en cinta adhesiva eran un horno eléctrico y un televisor de 21 pulgadas, a los cuales los perros olfateadores “marcaron” de inmediato.

Al otro día, con permiso judicial, revisaron los electrodomésticos y hallaron 33 “ladrillos” de marihuana con un peso de 25 kilos.

La pesquisa no se detuvo y se supo que el tal “Javier E” no sería otro más que el recientemente detenido Gustavo G, mientras que Itatí G sería su concubina.

El cargamento iba a ser enviado en un colectivo y la mujer tenía pensado viajar en otro ómnibus hacia Concordia para retirarlos. De esa forma evitaría ser detenida en algún control de ruta.

El hombre a quien apresó Drogas Peligrosas se halla a disposición de la Justicia y a la espera de su juicio.

FUENTE: DIARIO ÉPOCA