Cuando el rugby correntino puso sus primeros “pumas”

El rugby siempre se dirime entre lo amateur y lo profesional. Pero en esos años de incertidumbre por el cambio buscado, Corrientes se llevó la atención del rugby sudamericano.

Aranduroga Rugby Club recibía la primera fecha del Campeonato Sudamericano de Rugby que volvía a mostrar la jerarquía de Los Pumas en el juego continental. Y allí estuvieron varios correntinos en el match ante Paraguay: los “cuervos” Diego Gómez Coll, Juan Cruz Meabe y el “cebra” Raúl Cano.

Junto a otros referentes de aquel rugby del NEA, el chaqueño Alejandro Aguirre y el misionero Gustavo Verón. Este grupo fue el primero en vestir los colores del máximo representativo argentino de rugby. Fueron “pumas”.

Fue el 13 de septiembre de 1997. En el triunfo 78-0 ante el seleccionado paraguayo en el inicio del Campeonato Sudamericano, el correntino Gómez Coll apoyó tres tries marcando referencias sobre la producción de un debutante que todavía hoy sigue sin ser superaba en un seleccionado de Los Pumas. Eran otros tiempos, diferente esencia que comenzaba a dar el primer paso de un proceso que culminaría con aquella gesta histórica de meterse en cuartos de final en el Mundial de Gales 1999. La historia cambiaría, pero en esa tarde correntina comenzaba a gestarse esa generación.

Es que esa edición 19ª del Campeonato Sudamericano de Rugby no tuvo sede fija, tuvo un andar categórico de Los Pumas que lograron victorias claras y un nuevo título.

Fueron triunfos ante Paraguay por 78-0 en cancha “cebra”, dos semanas después en Carrasco Polo Club se festejó de visitante ante Uruguay por 56-17 y se cerró con la victoria decisiva en Mendoza Rugby Club ante el seleccionado de Chile por 50-10.

Corrientes recibió el mejor rugby continental esa tarde de septiembre. Desde el arranque tuvo Gómez Coll y Meabe, mientras que Cano ingresó en el complemento.

Pero fue el back de Taraguy la figura. En su estreno absoluto como jugador de Los Pumas, apoyó tres tries y cerraba una semana inolvidable.

Obvio que no fueron las primeras convocatorias de rugbiers del NEA a un representativo nacional, pero esos equipos no figuraban seleccionados mayores de quince. El propio Gómez Coll y junto a otro “cuervo”, Juan Martín Meabe, eran parte del proceso de seleccionados de sevens y ya habían realizado giras internacionales. Incluso los chaqueños Arturo Panelli y Walter Scordo formaron parte años antes de un “Combinado del Norte” que jugó con el seleccionado de Japón que realizó una gira por el país.