10 AÑOS SIN BLANCA, LA HIJA DE PAMPITA Y BENJAMIN ACUÑA: EL DESTINO ABSURDO, EL DOLOR INCONMENSURABLE, EL RECUERDO ETERNO

años sin Blanca, la hija de Pampita y Benjamín Vicuña: el destino absurdo, el dolor inconmensurable, el recuerdo eterno

El 8 de septiembre de 2012, la niña de seis años murió luego de haber estado nueve días internada. La congoja unió a dos países: la Argentina de su madre, el Chile de su papá

A fines de agosto de 2012, Carolina Pampita Ardohain y Benjamín Vicuña pasaban sus vacaciones en la Riviera Maya mexicana junto a sus tres hijos: Blanca (de seis años) Bautista (de cuatro) y Beltrán (que estaba por cumplir tres meses). Lo que parecía que serían unos días de descanso idílicos cambiaron rotundamente cuando la niña comenzó a sentirse mal. Al principio, sus padres pensaron en un resfrío, pero el cuadro empeoró y decidieron adelantar el regreso a Chile, adonde residían por aquellos años.

El 30 de agosto Blanca fue internada en la Clínica Las Condes. Todo era incertidumbre: los médicos no encontraban un diagnóstico preciso, pero la noticia ya había trascendido y eran dos los países que estaban en vilo por su salud. Tanto argentinos como chilenos estuvieron días enteros rezando por ella.

Según informaba el diario chileno Las Últimas Noticias, Blanca debió ser atendida en la Unidad de Tratamientos Intensivos (UTI). Le realizaron varios exámenes para determinar cuanto antes su cuadro, ganar tiempo y, de esa forma, poder medicarla adecuadamente. A Blanca le costaba respirar con normalidad y tenía fuertes dolores en el pecho. Mientras tanto, Pampita y Benjamín no dejaban ni por un minuto la guardia pediátrica, donde eran contenidos por familiares y amigos.

“Creo en Dios”, expresó Vicuña en su cuenta de Twitter. Carolina, por su parte, replicó la frase de otra persona, quien había escrito: “A las 15 horas les pido de todo corazón nos ayuden con una cadena de oración por Blanca. Vamos que necesita toda la energía. #FuerzaBlanca”. Mensajes muy escuetos, pero que daban a entender que la situación era grave. No había fuerzas para hablar con la prensa, la única prioridad era acompañar a su hija.

Horas más tarde la modelo hizo un pedido de ayuda: “Necesitamos dadores de sangre a nombre de Blanca Vicuña en la Clínica Las Condes, primer piso”. Y agregó: “¡Hija, te estamos mandando todo nuestro amor! Ya muchos que ni te conocen se unieron a nosotros y estamos rezando por ti, ¡fuerza Blanca!”. Era cierto: las oraciones y las permanentes muestras de apoyo en las inmediaciones del sanatorio daban cuenta de ello.

El sábado 8 de septiembre, el corazón de Blanca dejó de latir.

“Luego de estar nueve días internada en la Clínica Las Condes y como consecuencia de una neumonía hemorrágica que ocasionó una falla multisistémica, fue confirmada la muerte de Blanca Vicuña Ardohain”,publicaron los medios trasandinos. Más tarde llegarían el comunicado oficial de la familia: “Agradecemos el cariño y apoyo para Blanca, se fue rodeada de amor y luz. Viviremos nuestro dolor en la privacidad de la familia, amigos y con la energía que nos han enviado cientos de personas. Infinitas gracias”.

Mucho se habló sobre su cuadro de salud: la gran mayoría de las versiones indicaban que se había tratado de una extraña bacteria que se alojó en su cuerpo durante las vacaciones en Cancún. Pero ya no importaba. Ahora solo llegaban mensajes de condolencias y los primeros homenajes. Al último adiós solo asistieron familiares y amigos: fue una ceremonia que se realizó en la capilla del Colegio Sagrados Corazones de Manquehue, que tuvo una suelta de globos blancos en su honor.

Dios quería otra flor para su jardín y la eligió a Blanca”, fueron las palabras que utilizó Pampita para despedir a su primogénita. Sin embargo, pasaría mucho tiempo hasta que los dos, tanto Carolina como Benjamín, pudieran hablar públicamente de ella. “Mis hijos son el motor de mi vida. Tengo la obligación de ser feliz, que me vean así y darle alegría al hogar. Creo mucho en Dios y eso siempre fue una herramienta y una ayuda. Cada uno vive el dolor como puede y todos los sobrellevamos a nuestro modo”, diría Pampita cinco años después. Vicuña opta por recordarla el 8 de cada mes, a través de sus redes: con flores blancas, alguna foto inédita, o un texto desgarrador.

En 2014 serían padres otra vez con la llegada de Benicio. En 2015, Pampita y Vicuña se separarían luego de varias crisis. Ella rehízo su vida con Roberto García Moritán, con quien el año pasado fue nuevamente mamá con la pequeña Ana. “Fui a llevarle flores a mi hija. Yo me sentía muy mal en ese momento, estaba muy triste. El año anterior había sido muy duro para mí y nunca le había pedido nada a mi hija (por Blanca), nunca jamás. Pero no sé por qué ese día estaba muy conmovida de estar ahí, la coincidencia, y le hice un pedido, de verdad, muy profundo. Fue de adentro. Un pedido de ‘quiero tener un compañero en la vida’”, confesaría Caro.

En tanto, Benjamín formaría pareja con Eugenia La China Suárez, de quien se separaría en 2021. Con la actriz fue padre de Magnolia y Amancio.

El 15 de mayo de 2021, fecha en la que Blanca hubiera cumplido 15 años, sus padres transformaron el dolor en amor y le hicieron el mejor homenaje posible: inauguraron una plaza con su nombre. “Blanca, con tu luz aquí jugamos”, reza un cartel en uno de los juegos del espacio ubicado en Pilar, destinado para que lo disfruten los niños del Hogar Santa Marta de esa localidad.

“Surgió hace dos años, en un cumpleaños de Blanca, Caro nos dijo que se sentía preparada para homenajearla desde un lugar de mucha alegría. Y hablamos de la posibilidad de hacer una plaza. Y a partir de ahí fueron todas señales que fueron surgiendo”, explicó Luciana, amiga íntima de la conductora.

“De golpe yo estaba en un lugar donde había una monja que necesitaba ayuda para hacer una plaza, y dio la casualidad de que era chilena como nuestros hijos -agregó-. La llamé a Caro y le dije: ´Esto es una señal´. Ella me dijo que sí y vinimos, los vimos y nos enamoramos del hogar que ayuda a 300 chicos todos los días”. “Después de dos años de pensar esta idea tan linda y saber que tantos chicos lo van a disfrutar, nos vamos a ir con el corazón muy contento”, había expresado Pampita.

Esta semana Vicuña sufrió otra dolorosa pérdida, la de su padre. Y en el posteo de despedida que le dedicó en sus redes, hizo mención a Blanca. “Hoy puedes volver a bailar rock and roll, hoy abrazas a tu madre y a tu nieta, en lo que estoy seguro será una fiesta cósmica”, fue una de sus frases más emotivas.

Desde hace diez años, Blanca es una estrella más en el cielo. Y vive en el recuerdo no solo de su familia, sino también de toda la gente que rezó por ella, a uno y otro lado de la Cordillera.