ARROJÓ TRES SERPIENTES EXÓTICAS AFUERA DE UNA ESCUELA PORQUE YA NO PODÍA PAGAR EL COSTO PARA CUIDARLAS

El hombre decidió ya no tener a los animales como mascotas después de ver el monto que le llegó en la factura de electricidad usada para calentar los serpentarios. Los detalles.

A pesar de cuidarlos durante años, Samuel Newton metió a los pitones 2 metros de largo en bolsas de supermercado y los abandonó en un contenedor frente a la escuela secundaria St. Augustine en Scarborough, North Yorkshire, después de ver el costo de calentar sus peceras.

Newton abandonó a las pitones, que había cuidado durante años y las dejó al alcance de alquien para que otro se pudiera hacer cargo según explicó en el tribunal. Sin embargo no todo salió como esperaba y la gente al ver a los reptiles llamó a las autoridades.

Las pitones fueron recuperadas y los expertos explicaron que no se trataba de serpientes venenosas, sino que mataban presas pequeñas por asfixia.

Tras ser detenido, el hombre dijo que inicialmente le había pedido a un amigo que llevara las serpientes a una tienda de mascotas, pero confesó lo que había hecho después de que los policías hablaran con el dueño de la tienda de mascotas. Las serpientes resultaron ilesas y desde entonces fueron reubicadas.

Newton, de Scarborough, admitió haber abandonado a las serpientes, un delito bajo la ley de bienestar animal. Fue multado y se le prohibió tener reptiles durante siete años.