Cómo será el ascenso al trono de Carlos III tras la muerte de la reina Isabel II

La proclamación se hará en el palacio de St. James en Londres, frente a los miembros del Consejo de Ascenso. En los últimos 900 años la coronación se ha llevado a cabo en la abadía de Westminster. Carlos III será el monarca número 40

La proclamación de Carlos III se hará en el palacio de St. James en Londres, frente a los miembros del Consejo de Ascenso conformado por personalidades del Consejo Privado, un grupo de altos miembros del Parlamento, pasados y actuales, y también otros funcionarios civiles, altos comisionados de la Mancomunidad de Naciones y el lord alcalde de Londres.

Tras la muerte de la reina Isabel II, el trono pasa directamente a su heredero Carlos, quien hasta entonces se desempeñaba como príncipe de Gales.

Antes de ser coronado rey, deberá seguir una serie de pasos y cumplir con diferentes tradiciones para convertirse, formalmente, en Carlos III.

La proclamación de Carlos III se hará en el palacio de St. James en Londres, frente a los miembros del Consejo de Ascenso conformado por personalidades del Consejo Privado, un grupo de altos miembros del Parlamento, pasados y actuales, y también otros funcionarios civiles, altos comisionados de la Mancomunidad de Naciones y el lord alcalde de Londres.

De acuerdo con los protocolos, a la ceremonia pueden asistir más de 700 personas, pero se cree que este número sea inferior para la asunción de Carlos III. En el último Consejo de Ascenso en 1952, hubo alrededor de 200 asistentes.

En la ceremonia, la muerte de la reina Isabel II será anunciada por el presidente del Consejo Privado y la proclamación será leída en alto.

Tradicionalmente, la proclamación consiste en la lectura de una serie de oraciones y promesas, elogiando al monarca anterior y prometiendo apoyo al nuevo.

Posteriormente, el documento será firmada por un número de altos cargos como el primer ministro, el arzobispo de Canterbury y el lord canciller.

24 horas después de la proclamación, el Consejo de Ascenso se reúne nuevamente con el Consejo Privado junto con el nuevo rey.

Posteriormente, el nuevo monarca pronuncia su declaración, una tradición que data de comienzos del siglo XVIII, en la que se realiza un juramento para conservar la Iglesia de Escocia.

Tras una fanfarria de trompetistas, una proclamación pública declarará a Carlos como el nuevo rey. Esto se realizará desde un balcón en el Friary Court del palacio de St James en Londres, a través de un funcionario conocido el Rey de Armas Principal de la Jarretera.

Esta figura entonces pronunciará: “Dios salve al rey”, y por primera vez desde 1952, cuando suene el himno nacional las palabras serán “Dios salve al rey” y no “Dios salve a la reina”

Entonces, se dispararán salvas en Hyde Park, desde la Torre de Londres y desde buques navales, y la proclamación anunciando a Carlos como rey se leerá en Edimburgo, Cardiff y Belfast, las capitales de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, respectivamente.

El momento más esperado todos y el más simbólico de la ceremonia es la coronación. Debido a la preparación que se requiere, es probable que la coronación no ocurra poco después del ascenso de Carlos III. La reina Isabel ascendió al trono en febrero de 1952, pero no fue coronada hasta 1953.

En los últimos 900 años la coronación se ha llevado a cabo en la abadía de Westminster. Carlos III será el monarca número 40.

El acto es oficiado por el arzobispo de Canterbury y será él quien coloque la corona de San Eduardo sobre la cabeza de Carlos, una pieza sólida de oro que data de 1661.