Estiman que el sistema de reciclaje llega a 90.000 personas en Capital

Se trata de un camino hacia el “consumo consciente”, ya que el nuevo paradigma ecológico aplicado por la Municipalidad de Corrientes apunta a generar menos residuos. En esta nota, los detalles del funcionamiento del programa “Reciclando Juntos”. 

La Municipalidad de Corrientes estima que el área de influencia que abarcan los distintos programas de reciclaje es un cuarto de la población de la ciudad de Corrientes, de aproximadamente 90.000 personas. La recaudación es llevada a las diferentes cooperativas, que hacen una subclasificación del material reciclable para introducirlo al mercado.

Uno de los objetivos es trabajar tanto con las escuelas primarias como las secundarias. Esto se debe a que los mismos chicos que asisten a estas instituciones, luego van a sus casas e incentivan a sus padres a trabajar por una Argentina más sustentable. “Incorporamos el chip de reciclaje en ellos, para que crezcan con este pensamiento de cuidado”, dijo al sitio Argentina Sustentable el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable municipal, Ignacio Maldonado.

Destacaron al programa “Ecotrueque” como un indicador de las distintas acciones que se realizan en la ciudad correntina, debido al gran éxito que tuvo este último tiempo.

“Dentro del eje de gestión (‘Ciudad sustentable’) uno de los programas insignia es ‘Reciclando Juntos’, que busca incentivar el reciclaje en toda la ciudad”, explicó Maldonado. En este plan se aglomeran las distintas ideas. 

El trabajo comenzó hace tres años. “En ese momento no se hablaba de reciclaje, entonces realizamos una prueba piloto de recolección de materiales reciclables puerta a puerta”, recordó el secretario municipal.

Puntos verdes

Dentro de “Reciclando Juntos” están, en primer lugar, los famosos “puntos verdes”, que son colocados en distintos espacios públicos de la ciudad para lograr la concientización e impulsar a los vecinos a entrar en el mundo del reciclaje. 

En este momento son 9 los puntos verdes que están instalados en diferentes barrios de la localidad. La recaudación que se realiza con ellos es de plástico, papel/cartón, vidrio y aluminio. 

“La mayoría de los puntos verdes trabajan muy bien en acopiar mucho material, y otros más o menos”, comentó Maldonado a Argentina Sustentable.

Sin embargo, un problema en particular es que el residuo reciclable es depositado sucio, lo que hace que pierda valor.

“Mediante un trabajo de concientización y mucha comunicación, informamos a los vecinos sobre el uso correcto”, manifestó Maldonado. Este trabajo se realizó durante un mes y medio con la presencia de promotores ambientales en cada área verde, que enseñaban a quienes se acercaban cómo disponer el residuo. 

Esto fue parte de una estrategia cuya finalidad era difundir el trabajo que se hace. “De esta manera, el uso correcto fue creciendo y los cambios fueron bastante notorios de repente”, agregó.

Algo a cambio

El “Ecotrueque” nació hace dos años buscando incentivar el esquema de beneficios a las personas que reciclan. Además, para generar una comunidad de reciclaje que ayude a comunicar y a expandir el mensaje de las diferentes políticas públicas.

“Este esquema se sumó para darle valor a los materiales, de ver que reciclando se puede conseguir algo a cambio”, señaló Maldonado.

Se trata de un programa que conlleva la recuperación, revalorización e intercambio de residuos y productos orgánicos en la ciudad. 

Funciona con el cambio de plástico por crédito en la tarjeta Sube, por plantines o por abono. Aceptan botellas y bidones plásticos descartables, latas vacías de conservas, textiles, Biol, etc. Después comenzaron a recibir aluminio y otros materiales.

Como requisito para el trueque señalan que es importante que los residuos estén limpios, secos, sin etiquetas y sin aplastar. Cada intercambio genera un sistema de puntaje en el que cada uno de los residuos recibidos suma puntos. Es decir, una botella plástica descartable de medio litro suma 3 puntos.

Para intercambiar por crédito en la Sube se realiza otro procedimiento. Hay una app en la Playstore que trabaja gestionando el valor del plástico en relación con el crédito a cargar.

“Lo que tenemos pensado para el año siguiente es trabajar por un consumo consciente. Ahora el objetivo no es seguir separando residuos sino empezar a generar menos residuos”, adelantó el funcionario.