El Senado Nacional aprobó el proyecto de ampliación de la Corte Suprema

Para poder alcanzar el quórum y los votos necesarios, el oficialismo contó con el apoyo de la riojana Clara Vega, el rionegrino Alberto Weretilneck y la misionera Magdalena Solari Quintana.

Luego de más de seis horas de debate, el Frente de Todos, con la ayuda de tres senadores de bloques unipersonales de la oposición, obtuvo la media sanción de la norma que hace seis meses que el kirchnerismo venía empujando en la Cámara alta.

Los discursos del oficialismo apuntaron a la necesidad de ampliar la cantidad de números porque “no se puede dejar en manos de solo cuatro personas” las definiciones del máximo tribunal. Pero luego fueron elevando el tono y le apuntaron a las capacidades morales de los miembros actuales.

“De los cuatro miembros que hay hoy en la Corte, dos definen absolutamente todo, se votan a sí mismos. ¿Esta es la Corte que queremos? Tenemos que tener otra, no por nosotros, sino por la democracia y por el gobierno que será electo en el 2023″, dijo el senador Oscar Parrilli quien, minutos después, sentenció: “Tenemos una Corte que están enfrentados entre ellos. Dos aceptaron ser nombrados por decretos, se denuncian entre ellos. De los cuatro miembros que hay, dos definen todo y se votan a si mismo”.

Parrili les apuntó y los calificó de mafiosos. “De los miembros de la Corte, tres son mafiosos y uno es corporativo, defiende intereses de las corporaciones”, en referencia a Carlos Rosenkrantz.

Por su parte, la senador Juliana Di Tullio dijo que “esta Corte tiene que ser ampliada porque tiene que ser autocontrolada y porque es la única manera que sea más democrática, que sea independiente en serio y que sea federal”. “Nosotros creemos que ampliar la Corte beneficia a la gente”, completó.

Desde la oposición, el senador radical Luis Naidenoff les pidió rever el proyecto. “La gente no cree en el diálogo por estas cosas, ¿pueden hablar de dialogo con este tipo de tratamiento? Si quieren ser serios este proyecto de ley debe volver a comisión, porque saben que en Diputados este proyecto no pasa”, advirtió.

En una línea similar, en el cierre del debate por parte de Juntos por el Cambio, el presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Alfredo Cornejo, dijo que “manipular el debate, que por el desprestigio de la Justicia necesitamos ampliar la Corte Suprema, no creo que sea un argumento de peso ni que sea un argumento que valga traer al recinto si queremos profundidad en el debate”.

Luego de algunos cruces finales en donde la senadora Anabel Fernández Sagasti señaló que Juntos por el Cambio no cumplía los acuerdos parlamentarios y tampoco cumplían el reglamento, tomó la palabra el jefe del interbloque del Frente de Todos, José Mayans.

Mayans dijo que Juntos por el Cambio juega “al juego del capricho. Si les gusta piden quorum, piden ir a las Comisiones y después de no van”.

Frente a la posibilidad de que una abstención haga caer la sesión, el oficialismo no autorizó las abstenciones y solo se pudo votar por sí o por no.