Corrientes: Preso fugado llegó armado hasta un campo y robó $30 miL

Lo vieron dos peones. Ingresó en una estancia a unos 15 kilómetros de Esquina, rompió el vidrio de la camioneta del dueño del lugar y se llevó dinero y documentos. Se incrementaron los rastrillajes en zona de montes y pusieron en alerta a los vecinos de la zona rural.

A una semana de su insólito escape de una dependencia policial de la ciudad de Esquina y con la Policía pisándole los talones, Silvio Sebastián Duarte habría ingresado la madrugada del martes a un campo ubicado en el Paraje Loma Sandía, y luego de romper la ventanilla de la camioneta del dueño de la finca, sustrajo cerca de $30.000 en efectivo y varios documentos. Dos peones que pensaron que era su patrón, describieron a la Policía la fisonomía del prófugo casi a la perfección, pero con un detalle que alarmó a los investigadores y a los vecinos de la zona rural, que portaba un arma de fuego, lo que lo hace aún más peligroso, indicaron ayer fuentes de la investigación.

 El hecho se produjo el martes alrededor de las 4 de la madrugada en el paraje rural denominado “Loma Sandía”, ubicado a unos 15 kilómetros de la ciudad de Esquina, donde se encuentra el campo de don Julio Ojeda, un hombre mayor de edad con problemas de audición y que se encontraba dentro de su casa escuchando la radio con volumen fuerte. Por lo que no se percató que fuera de allí, un desconocido había ingresado y violentado el vidrio de su Toyota Hiluxe, robando del interior una billetera con $8.000 y documentos varios del dueño del vehículo. En la gaveta de la camioneta, el delincuente halló otro fajo de dinero que sería mayor a $20.000, luego de lo cual huyó rápidamente de allí.

Fueron dos de los peones de Ojeda quienes salieron al escuchar sonar la alarma del vehículo y, como advirtieron que la ventanilla estaba destrozada, fueron a advertirle a su patrón lo sucedido. Los dos hombres le relataron a la Policía que vieron a un sujeto, que inicialmente creyeron que era Ojeda, pero al describirlo dieron las características físicas del prófugo Silvio Sebastián Duarte, el prófugo de la justicia, quien al parecer vestía una remera de color verde y una campera de color. Llevaba una mochila en su espalda.

Lo más inquietante del relato de los peones es que, al parecer, el sujeto que había ingresado al campo portaba un arma de fuego, un detalle que no estaría plasmado en la denuncia formal, pero que los trabajadores rurales le comentaron a su patrón.

    
A partir de este dato, la Policía intensificó la búsqueda de Duarte por toda la extensa zona rural, próxima a Esquina, pero en alerta máxima, ya que el prófugo no sólo consiguió dinero en efectivo, sino que además existe la posibilidad cierta de que el sujeto tenga una respuesta hostil hacia los uniformados y pueda cubrir su fuga a balazos.

En diálogo con el portal de noticias “Actualidad Esquina”, uno de los hijos de Ojeda comentó; “los peones alcanzaron a verlo cuando disparaba hacia el Norte, hasta perderse en la zona de montes y según los trascendidos, habría asaltado horas antes a otro hombre de apellido Ramírez. Todos los vecinos de los campos aledaños ya fueron alertados y están atento ante la presencia de extraños en las inmediaciones”, explicó el hombre

Según trascendió ayer, la Policía de Esquina había solicitado refuerzos a dependencias policiales de pueblos cercanos y a la Unidad Regional de Goya, debido a la extensión geográfica que deben rastrillar. No se descarta que también participen de la División Canes en las tareas.

El escape
Silvio Sebastián Duarte desapareció de su celda el viernes 25 de noviembre, alrededor de las 15:15, según indicaron los efectivos policiales de la comisaría Primera, donde se encontraba alojado en calidad de detenido e imputado por el delito de robo calificado, desde hacía unos meses, por su vinculación con el ataque incendiario a la casa la concejal Gloria Fornies, donde al parecer primeramente sustrajeron una gran cantidad de elementos, entre ellos armas de fuego, dinero y joyas. Casi al mismo tiempo, desconocidos ingresaron en el corralón propiedad de la familia de la edil, de donde se llevaron una fuerte suma de dinero en efectivo, entre pesos, dólares y euros.

Por el momento pocos son los detalles que se brindaron oficialmente sobre cómo se produjo el escape y de hecho hay un expediente de investigación en curso.

El preso burló las medidas de seguridad de la comisaría, salió de su celda sin que ninguno de los uniformados lo notara, atravesó todo el patio de la dependencia; escaló el muro que lo separaba de la calle y una vez del otro lado se perdió rápidamente sin que hasta el momento pudieran localizarlo.