Denunció el secuestro de sus hijos y resultó ser una broma de los niños.

Sucedió en la localidad de Fontana, a pocos kilómetros de la ciudad de Resistencia. Una madre desesperada radicó una denuncia luego de “conocer” que sus dos hijos habían sido víctimas de un secuestro. Finalmente, y para alivio de la mujer de 33 años, todo resultó en un “juego de niños”.

Durante la noche del domingo, en la comisaría de Fontana, provincia del Chaco, denunciaron el secuestro de dos menores de edad, pero finalmente se conoció que los niños se perdieron y fingieron la historia.

Una mujer de 33 años denunció este domingo que sus dos hijos de 7 y 10 años se encontraban jugando afuera de su casa y que cuando salió a ver por ellos ya no estaban allí.

La policía llegó al lugar y tras corroborar los dichos comenzaron a buscar a los menores que aparecieron minutos después caminando cerca de la estación de servicio ubicada en avenida 25 de Mayo al 4500. Estaban en buen estado de salud.

En un primer momento se denunció que fue un auto negro el que los llevó hasta allí. Sin embargo, después se conoció que la madre dialogó con sus hijos y ellos confesaron que salieron por su propia cuenta para comprar helado y golosinas y que se perdieron. Además, aclararon que la historia del auto negro fue un invento del mayor de sus hijos.