El documento que contradice a Luciano Pertossi: un croquis lo ubica en el lugar del crimen de Báez Sosa

Lo presentó la fiscalía en la novena audiencia. El rugbier pidió declarar y negó la acusación. “No estaba donde muestran”, aseguró ante la mirada de los demás rugbiers.

“No estaba donde muestran”, declaró Luciano Pertossi en el Juicio por el crimén de Fernando Baez Sosa en los tribunales de Dolores. De esta manera, rompió el pacto que mantenían los ocho acusados desde el momento del asesinato.

Sin embargo, la fiscalía presentó un croquis -al que accedió la periodista que demostraría que el rugbier efectivamente estaba en el momento en que Fernando Báez Sosa recibió la golpiza.

Luciano es uno de los ocho implicados -junto a su hermano Ciro y su primo Lucas- en la causa que investiga la brutal golpiza contra Báez Sosa la noche del 18 de enero de 2020, en Villa Gesell.

El joven es el menor de los tres Pertossi detenidos. Y aunque fue señalado como uno de los integrantes del grupo que bloqueaba la llegada de amigos que buscaban ayudar a Báez Sosa, su participación inicial fue dentro de Le Brique.

Luciano está señalado como uno de los agresores adentro de la disco, donde se originaron los empujones entre el grupo de amigos del estudiante de Derecho y los rugbiers.

Al mismo tiempo, el gráfico de la fiscalía también lo ubica al lado de Ciro Pertossi fuera del boliche y muy cerca del cuerpo de Fernando, en contraste con las declaraciones del imputado, que aseguró que no estaba ahí.

Luciano está señalado por el testigo Lucas Filardi, amigo de Báez Sosa, como uno de los que pateó al joven asesinado. También lo acusó de haberlo agredido a él mismo para evitar que defendiera a su amigo.

“Me pega y caigo arriba de un auto, arriba del capó, vuelvo a pedir que basta. Fue un impacto, porque ninguno se lo esperaba”, cerró y luego reconoció ante los magistrados que quien lo golpeó fue Luciano Pertossi.

La reacción de Luciano Pertossi se dio mientras se proyectaba un video en la sala. “Yo no estaba ahí”, pronunció tras levantar la mano para tomar la palabra por primera vez.

“Yo aclaré eso. No quiero responder ninguna otra pregunta. No se molesten en hacer otra pregunta. No voy a responder”, continuó en su acotada declaración ante los jueces, en medio de la sorpresa de todos los presentes en la sala.

El fiscal insistió en preguntar quién era entonces la persona vestida de negro que aparecía en los videos exhibidos durante la audiencia, a lo que el rugbier reiteró: “No voy a responder”.

Por pedido del abogado defensor Hugo Tomei, en la jornada de este jueves, las sillas en las que se ubican los ocho imputadas fueron corridas unos metros más adelante y al centro de la sala de audiencias, para que los rugbiers tuvieran una mejor visión de la pantalla donde se fueron exhibiendo los videos.