Carnavales Barriales: en los talleres se tejen los sueños de miles de comparseros  

Contrarreloj, pero con el entusiasmo y la energía del primer día, comparseros, colaboradores y familias enteras se reúnen en los diferentes talleres de las comparsas barriales para el armado de trajes y carrozas. De esta manera, avanzan con los últimos preparativos para la fiesta carnestolenda municipal, que dará el inicio el próximo jueves 26 en el Bañado Norte. 

Faltan pocos días para el inicio de los Carnavales Barriales 2023, y miles de comparseros redoblan el esfuerzo para llegar a tiempo con los trajes y carrozas. Galpones, garajes y habitaciones se convierten por estos meses en los espacios donde se tejen los sueños de miles de artistas amateurs, protagonistas de una de las máximas fiestas populares organizadas por la Municipalidad de Corrientes, y que identifican a la capital correntina. 

Solidaridad y familia son dos palabras que podrían identificar a quienes integran la histórica comparsa humorística Los Dandys. En la casa de Mónica Retamero, coordinadora general de la agrupación, una habitación se convirtió en el taller carnavalero donde se reciclan trajes de ediciones pasadas, y otros donados por “las comparsas grandes (las del corso oficial)”, comentó Mónica. En la mayoría de los casos, se utilizan cartones, botellas de plástico, entre otros materiales para confeccionar nuevo vestuario en un claro compromiso con el ambiente. 

“Contamos con un banco solidario en el que reciclamos trajes e instrumentos donados, clasificamos por piezas, separando lentejuelas, piedras, canutillos. Y con las chapitas de las gaseosas confeccionamos los rocars de la escuela de samba”, detalló. “Reciclar y recuperar es nuestra tarea todos los años”, remarcó luego Mónica. 

Además del aporte económico que le brinda la Municipalidad de Corrientes, contó que “la familia dandylera trabaja todo el año en las ferias de la ciudad con un stand para contar con otra entrada económica para el sostenimiento de la comparsa”. 

Destacó también los diferentes cursos de carnaval desarrollados por el municipio “ya que todo lo aprendido lo aplicamos”, dijo la referente de esta histórica agrupación humorística que este año presenta “La fantasía de seguir siendo payasos”. 

SOLIDARIDAD Y COMUNIDAD 
Ni el sofocante calor de estos últimos días detiene la tarea de los integrantes de la comparsa Ñandé Mbareté. Divididos en grupos, abuelas, madres y padres, pegan y cosen lentejuelas y piedras, construyen armazones para las carrozas, mientras comparseros ensayan coreografías y ritmos en un galpón prestado por un vecino del barrio Juan XXIII. 

 “Esto es un gran trabajo comunitario y solidario”, enfatizó Nancy Coronel, coordinadora general de la comparsa Ñande Mbareté que este año presenta “Leyenda urbana: la rubia Mireya”. 

Como la gran mayoría de las comparsas barriales, el reciclaje es una de las premisas a la hora de poner manos a la obra. “En este galpón trabaja la comisión y un grupo de padres solidarios en la confección de las carrozas y trajes utilizando botellas de plástico, tiñendo plumas y telas. Siempre estamos reinventándonos con los materiales existentes”, sostuvo. 

Cartones, latas de cerveza, diarios, revistas, forman parte de lo reutilizado, además de zapatos, armazones de espaldares y casquetes “donados por la gente que luego los chicos ‘tunean’ para usar estas seis noches de carnaval y después devuelven para que puedan ser utilizados por otros el año que viene”, detalló Nancy. 

Si bien “contamos con un subsidio que nos brinda la Municipalidad, para nosotros es muy importante la venta de rifas con sorteos de interesantes premios para recaudar fondos que nos permita cubrir todos los gastos que tenemos”, contó. 

MATERIALES RECICLADOS
Con apenas cinco años de existencia, la comparsa Aramú del barrio Bañado Norte se caracteriza por un gran porcentaje de sus trajes confeccionados con materiales reciclables. 

Así, con plumas hechas en telas y boas con bolsas de plástico, se confeccionan casquetes y espaldares en una vivienda de la calle Vélez Sarsfield. Además, le dan “una segunda oportunidad” a sorbetes, botellas plásticas, cds, chapitas, latas de gaseosas y focos, entre otros. 

Días y noches de desvelo reúne a un grupo de señoras, pegando materiales y armando estructuras, “mujeres que me acompañan todos los días y a quienes les agradezco su apoyo”, dijo con lágrimas en los ojos por la emoción la presidenta de la comparsa, Griselda Bullón. 

“Me emociono porque es un trabajo con mucha fuerza y ganas que le estamos poniendo para salir a brillar en estos carnavales, familias enteras que colaboran para lograr nuestro objetivo”, confesó.  

En esta edición, su tema se referirá a un personaje de la mitología griega “La leyenda del pegazo”. “Contamos con una ayuda económica del Municipio, al que agradecemos, pero también hacemos diferentes beneficios para poder solventar todos los gastos, así sábados y domingos hay venta de pastelitos, empanadas y participamos en ferias provinciales y municipales”, enumeró sobre las diferentes formas en que se sostiene esta agrupación carnavalera.  

Como ellas, la treintena comparsas que participan de los corsos barriales ponen pasión, trabajo y horas de dedicación para brillar en cada edición de Momo y así reivindicar por qué Corrientes es “Capital Nacional del Carnaval”.