El teatro comunitario como sinónimo de  barrio

Desde el 18 y hasta el 27 de noviembre se celebra la Semana Nacional del Teatro Comunitario. Grupos de teatros comunitarios de todo el país están desarrollando diferentes actividades, como talleres, charlas y funciones. En Corrientes existen dos grupos de teatro Comunitario: “La 23”, que funciona en la Asociación Civil Juan Veintitrés y el grupo “La Utopía” que nació en el Barrio Pirayuí en el año 2008 y desde ese entonces funcionan de manera ininterrumpida en diversos espacios de la ciudad. 

La Utopía realizará un Taller de Teatro Comunitario abierto a toda la comunidad. La invitación es para el viernes 25 de noviembre a las 18.30 hs en la Plaza Giovanni Cool (Cuba 5900), Barrio Pirayuí, donde nació este grupo. 

Para cerrar las celebraciones de la Semana Nacional el sábado 26 a las 18, en la sede de la Asociación Civil Juan Veintitrés (calle Malvinas Argentinas 1134) se llevarán a escena las obras “Somos Río” del grupo de teatro “La 23” y “La industria de la Risa” del grupo La Utopía.

Diego Serrano, fundador y director del grupo La Utopía formuló una serie de declaraciones y dejó conceptos diversos en torno al tema en una entrevista concedida a la radio Unne.

¿Qué es el teatro comunitario?

Es un teatro de vecinos, de la comunidad para la comunidad, así lo definimos. Está constituido por vecinos de un barrio, de un territorio y a través del teatro contamos historias locales, que por ahí están dormidas.  En el proceso también contextualizamos eso que contar en un momento histórico, investigamos que pasaba a nivel nacional, y a nivel mundial, entonces a partir de ahí empezamos a trabajar. Cuando nosotros conformamos las escenas le damos el marco histórico, porque eso también es lo interesante que tenemos en el teatro comunitario, que las escenas la construimos nosotros, a partir de del aporte de los mismos vecinos, ahí vamos armando las escenas de las distintas obras de teatro.

O sea, hablan de ustedes, hablan de ellos.

Siempre existe el nosotros, lo colaborativo, el hecho de entre todos poder ir armando y aportando. Nosotros antes de ser actores o actrices nos denominamos “vecinos actores”, “vecinas actrices”, en mi caso yo soy el “vecino director” del grupo de teatro comunitario La Utopía. Yo traigo un saber, pero también hay otros vecinos que traen otros saberes y esos saberes también empiezan a circular en el grupo y ahí empezamos entre todos a construir también como un nuevo saber. La excusa es el teatro, para poder juntarnos y poder valorar que cosas o historias por ahí están dormidas en el territorio y justamente hacerlas vivas a través de escenas de teatro.

El teatro comunitario como sinónimo de  barrio

¿Cómo nació el grupo?

En rigor el grupo nació en el Barrio Pirayuí por el año 2008 en una capacitación que tomamos con los integrantes del grupo de Teatro Comunitario Catalina Sur, el grupo más importante y el pionero a nivel nacional. Allá por el ´83 ellos arrancaron ante el advenimiento de la Democracia, haciendo una gran choriceada entre vecinos, ellos le dicen así a lo que nosotros decimos choripaneada. El director del grupo Catalina Sur, Adhemar Bianchi, que fue quien nos capacitó, arrancó con toda esta movida del teatro comunitario hace casi 40 años, y después fueron naciendo un montón de grupos. Al comienzo no teníamos nombre, “La Utopía” nace a partir de un documental que se llama “La utopía teatral” están en YouTube, y de ahí es donde nace nuestro nombre, nuestra identidad.

¿Cómo fue el inicio, costó que se sumen los vecinos al grupo, cuánta gente lo conforma hoy en día? 

El grupo es barrio. Y cómo barrio hay vecinos que vienen, vecinos que se mudan, vecinos que se separan, vecinos que se vuelven a juntar con otros vecinos. Entonces el grupo va mutando, va cambiando de integrantes, en un momento llegamos a ser más de veintidós y en otro momento también fuimos solo ocho y así sucesivamente, van y vienen, van y vienen. Siempre estamos en contacto con aquellos que empezaron al principio. En otros lugares, por ejemplo el caso de Catalina Sur, son más de 300 integrantes, pero ellos vienen con un arsenal de posibilidades que nosotros acá las estamos gestando, lo estamos haciendo muy de abajo. De hecho nosotros todavía no tenemos un espacio propio, actualmente funcionamos en un lugar que nos prestan al costadito del Parque Mitre que se llama Asamblea Ciudadana. Y acá en el barrio Pirayuí nosotros somos parte del barrio, yo soy vecino del barrio hace más de 20 años y bueno habíamos arrancado con el nombre de La Utopía allá por el 2011 y después por diferentes motivos fuimos al barrio Bañado Norte, luego al barrio Quintana, al barrio Esperanza y después estuvimos ahí en la Asamblea y decidimos volver al Barrio, porque es justamente lo territorial el fuerte que tienen los grupos de teatro comunitarios. 

El teatro comunitario como sinónimo de  barrio

Además de la creación colectiva de las escenas como nos contabas, ¿hay también un reparto de tarea, de roles, se enganchan los participantes con esos otros aspectos del detrás de escena que tiene el teatro? 

Siempre digo que la actividad del teatro comunitario funciona similar a como funcionan las comparsas barriales acá en Corrientes. Vamos a la casa del vecino que sabe de carpintería si tenemos que hacer algo de carpintería, a la costura nos animamos todos, el vestuario lo vamos haciendo entre todos y cuando hacemos los diseños vamos reciclando y reconfigurándolos los trajes que ya tenemos, es un trabajo bastante artesanal. Y no trabajamos tanto en las cuestiones escenográficas más complejas porque una de las características es que si tenemos que ir a un barrio, si tenemos que ir a la plaza y después tenemos que movernos a otra plaza o algún comedor queremos hacerlo de la manera más dinámica posible. Tratamos de reciclar y de sintetizar un poco todos los elementos y la mayoría son más de utilería, nos vamos adaptando a cada lugar por eso decidimos tener una escenografía no tan compleja.    

¿Tienen algún financiamiento, alguna ayuda oficial? 

Nosotros somos autogestivos, vendemos empanadas, pastelitos, hacemos rifas y con eso vamos comprando las cosas que tenemos, como un audio chiquito, etc. Ahora vamos a ser parte del programa puntos de cultura y hemos tenido algún financiamiento por parte del Instituto Nacional de teatro en alguna de nuestras de nuestras producciones.

El teatro comunitario como sinónimo de  barrio

¿De qué trata la Industria de la risa, la obra que tienen en cartel? 

Se trata de un grupo de gente de trabajo con un uniforme particular, que van contando y van construyendo historias que le van contando al público, hasta que en cierto momento el público ya empieza a ser parte de esas historias, hasta que se canta con el público, un resultado era el esperado. Entre eso hay historias de cómo vivimos por ejemplo, las reuniones virtuales que se daban en el 2020 por el tema pandemia, hay una escena de la memoria del ferrocarril también que es muy graciosa y emotiva a la vez, recordemos que nosotros no tenemos ferrocarril desde marzo de 1993 y una de las escenas que decidimos contar es esa, y así vamos construyendo diferentes historias. Los invitamos a acercarse a las funciones y al taller para compartir con nosotros.