Menotti y su elección a dirigir un equipo sobre la Selección, porque “no hay ensayos”

El ex técnico del seleccionado nacional, Campeón del Mundo en 1978, dialogó y graficó la actualidad de los planteles y sus ventas de futbolistas al exterior. “Es bueno que los jugadores convocados sean todos, o la mayoría, de un mismo lugar”, agregó. 

César Luis Menotti tiene una vasta experiencia como entrenador de equipos de clubes y de seleccionados nacionales, pero a la hora de elegir prefiere los primeros, “porque con los otros no hay tiempos para ensayos y entonces es muy difícil corregir errores”.

“Para jugar con una Selección lo único que queda es armar un equipo competitivo y salir al ruedo, porque casi no hay ensayos. Por eso es necesario elegir bien en cada momento. Por eso yo siempre preferí dirigir a un equipo de club, ya que los errores del fin de semana se pueden empezar a corregir el lunes”, puntualizó Menotti en una entrevista.

“Claro que después hay que adaptarse a otras circunstancias cuando uno dirige en clubes, ahora mucho más que antes. Porque en mi época no es como en la actual. En el equipo en que estaba se iba al exterior un jugador por año, en cambio en estos tiempos se venden de a montones por temporada. Y si no que le pregunten a (Marcelo) Gallardo en todos estos años que estuvo en River”, comparó.

Esta última referencia lo llevó a relacionar al River de hoy con el de antaño, y allí surgió el nombre de Enrique Omar Sívori como el ejemplo perfecto para determinar esa dualidad.

“A fines de los 50 en River le vendieron a Sívori a la Juventus, de Italia, y con lo que le pagaron por su pase construyeron una tribuna del Monumental. Era una gran oportunidad económica para el club porque no se sabía cuando iba a llegar otra. En cambio ahora las ventas se producen a cada rato”, argumentó.

“Pero eso sí, antes como ahora, se necesita ensayar, y eso en los clubes se puede hacer, por más ventas que haya. En cambio en la selección es imposible. Por eso es bueno que los jugadores convocados sean todos, o la mayoría, de un mismo lugar. En el Mundial de 1978 todos jugaban acá y había uno solo que venía de afuera y era Mario Kempes, de Valencia, España. Ahora es al revés. Todos afuera, en Europa, y el único de acá en el Mundial será Franco Armani”, comparó.

Menotti, amante del tango por antonomasia, hizo un último parangón con ese género musical y señaló que, por ejemplo, “una buena orquesta necesita ensayo, y no puede ensamblarse si cada uno de sus componentes está en un lugar diferente. Por eso también es necesario tener un centro de entrenamiento para la selección en Europa, así todos los jugadores que están allá y son la mayoría, se podrían juntar a entrenar más seguido y sin viajar tanto”, alertó.