Dakota Johnson llegó a la Argentina y fue a comprar vinos a San Telmo

La actriz y novia de Chris Martin fue vista en un local de la Capital bonaerense.

Coldplay generó una revolución en la Argentina con sus recitales. Ahora, en las redes sociales, se viralizó una imagen de Dakota Johnson, la actriz que es novia de Chris Martin, que estuvo de visita en San Telmo.

La protagonista de 50 sombras de Grey llegó al país para acompañar a su pareja en los últimos días de estadía en la Capital y por eso salió a pasear: estuvo en un local que vende cuadros y vinos.

La actriz se llevó varios vinos orgánicos argentinos Malbec y estuvo al menos 15 minutos en una tienda especializada.

Cómo fue la visita de Dakota Johnson a una tienda de vinos orgánicos

Paula Clabellino, la dueña de La bodega del pintor, contó que la intérprete tocó el timbre de su tienda el miércoles cerca de las 19.30 y sorprendió con su presencia. “Estaba acompañada por una mujer y un hombre joven, que se quedó afuera”, explicó. Esa persona, especuló, podría haber sido alguien de su seguridad personal.

La comerciante dijo que Dakota “habla muy bien en español” y que al comienzo no la reconoció, aunque sí supo que era una cara famosa. “No me acordaba su nombre. Me daba vergüenza”, aportó.

¿Cuál era el objetivo de la actriz? “Quería buscar vinos organicos, que es una tendencia nueva en el mundo. Malbec, específicamente. Por eso conversamos de las propuestas que hay sobre vinos argentinos y le señalé algunas”, clarificó la mujer.

Johnson se caracteriza por tener muy buen humor en las entrevistas, aunque también es de perfil bajo y simple. Estas características también parecen haber sido su marca registrada en la visita al local. “Fue muy agradable y encantadora. Le pedí permiso para sacar una foto y accedió”, comentó.

Sin dar precios ni marcas, Clabellino dijo que Johnson se llevó “dos botellas de vinos orgánicos Malbec” y que dialogó con la actriz durante más de 15 minutos, en total. “Estaba toda lookeada muy fresca, con su cara despejada. No tenía ningún tipo de atuendo para esconderse ni nada”, agregó.

Una vez que compró lo que quería, Dakota y la mujer que la acompañó salieron a la calle. “Se fue caminando. Estaba paseando por la zona, calculo. Al filo del cierre, ya que a las 20 ya no quedan locales abiertos”, cerró la comerciante.