La nadadora correntina Anila recorrió 21 kilómetros desde Villa Urquiza hasta Paraná

Anila Rindlisbacher es una nadadora de aguas abiertas, nacida en Monte Caseros y radicada en Buenos Aires hace varios años. Tras superar una grave enfermedad que la dejó postrada seis años, Anila encontró en la natación la “cura” y la forma de concientizar sobre inmunodeficiencias primarias (IDP). “Nado por la vida y quiero inspirar a las personas a superarse a través del deporte”, es su mensaje la también oradora motivacional.

Sin dudas que la natación dio un vuelco en la vida de esta correntina. A los 36, Anila se enfermó. Estuvo seis años sin conocer el diagnóstico de su rara enfermedad y permaneció postrada en una larga internación domiciliaria, sin hablar, con dificultades para comer y dormir. Dejó su carrera profesional y llegó a pesar 45 kilos. Recuperada, aunque con secuelas, se convirtió en nadadora de aguas abiertas. Hoy, dónde y cómo puede demuestra que no hay imposibles.

Anila compartió con diarioepoca.com su nuevo logro: recorrió 21 kilómetros desde Villa Urquiza a Paraná, en dos horas y 45 minutos. “Lo podríamos haber hecho mejor, pero la organización tuvo algunos inconvenientes y nuestro botero no llegó al momento de la largada.  Yo salí sola sin bote en inferioridad de condiciones que el resto de los participantes”, señaló. Asimismo dijo que “después mi entrenador remó solo casi media hora e hicimos lo que pudimos hasta que por fin llegó el botero en una lancha (todo eso me produjo un gran nivel de estrés y angustia) yo no sabía hasta ese momento si íbamos a poder completar la distancia, pero cuando llego el botero nos rearmamos”, detalló la nadadora.

La travesía continuó “ahí con la experiencia y sabiduría de Pablo Testa, un entrenador en serio, un número uno indiscutible, y con el entrenamiento que tengo gracias a él,  logramos revertir la situación y empezamos a recuperar posiciones y pasar a muchos llegando con éxito a la meta en 2 horas 45 minutos.  ¡Lo hicimos! Y quedará para siempre registrado en mi corazón: yo hice Villa Urquiza-Paraná”, destacó Anila con suma alegría.

Próximo desafío: “Nadar en casa”

Por otra parte comentó a este medio “ahora ya estamos pensando en mi próximo desafío, se trata de la primera edición de una carrera que seguramente se transformará en la más importante de la región y del país. Se trata de Concordia – Puerto Yerúa, 20 km nadando en el río Uruguay y será el 21 de enero del 2023”, anunció.

“Para mí que nací en Monte Caseros, Corrientes a orillas del río Uruguay, será una de las carreras más emotivas, porque nadar en el río Uruguay, es ” nadar en casa “, además la organiza Edelmiro Morán, que es uno de los mejores organizadores de carreras y travesías de aguas abiertas de Argentina lo que a uno como nadador le da una tranquilidad. Va sabiendo que estará muy cuidado en el agua donde nuestra única preocupación será solo la de nadar porque el resto está todo muy bien organizado para que sea un disfrute”, añadió Anila.

Asimismo, en agenda, la nadadora que aguas abiertas comentó “el 11 de febrero  se viene la travesía de la Triple Frontera en Monte Caseros, mi ciudad natal. Unimos a nado Brasil, Uruguay y Argentina, es una travesía entre amigos, es un acto de paz y hermandad entre los tres países por el río Uruguay”.

Para finalizar dijo “para que mis nados tengan un propósito, nado con la bandera de “Iniciativa Alas” para difundir y concientizar sobre los signos de alarma de las IDP Inmunodeficiencias Primarias”.

Asimismo la nadadora indicó la importancia de difundir los signos de alarma:

Signo 1: Cuatro o más otitis por año

Signo 2: Dos sinusitis en el año

Signo 3: Dos o más meses tomando antibióticos con poca mejoría

Signo 4: Una o más neumonías en un año o año consecutivo

Signo 5: Dificultades para crecer o aumentar de peso

Signo 6: Un abceso en piel u órgano

Signo 7: Infecciones por hongos (muguet/candidiasis) persistente

Signo 8: Necesidad de antibiótico endovenoso para curar una infección

Signo 9: Enfermedades hematológicas de causa no clara (anemia, trombocitopenia, etc.)

Signo 10: Una o más infecciones que requieran antibiótico endovenoso para su cura

Signo 11: Diarrea persistente o crónica

Signo 12: Manifestaciones de auto inmunidad no claras

Signo 13: Antecedentes familiares de IDP