Puesteros temen por el descenso de ventas y analizan seguir en el puerto

Son 57 los trabajadores empadronados. La mayoría coincide en que el lugar debe mejorarse, pero tras el anuncio oficial, un buen porcentaje solicita que el traslado sea más adelante, ya que están ingresando en los meses de mayor recaudación para el sector.

Los puesteros del puerto capitalino siguen de cerca la propuesta que realizó el Municipio la semana pasada, cuando un grupo de trabajadores se reunió con funcionarios del área de comercio. Anoche, hubo otro cónclave, en el que las autoridades expusieron las metas que tienen en este punto de la capital.

El primer encuentro oficial que se concretó, el pasado viernes por la mañana, fue encabezado por Juan Esteban Maldonado Yonna, secretario de Desarrollo Económico de la ciudad de Corrientes. En la oportunidad brindó detalles técnicos y hasta mostró una maqueta de la obra que se pretende encarar donde hoy –y como hace cuatro décadas-, se encuentra el mercado del puerto.

Una de las trabajadoras que participó de la primera reunión fue Erika Romero. En comunicación con época se mostró optimista por las promesas realizadas por el mencionado funcionario comunal. En principio, porque les prometió que los 57 puesteros, una vez terminada las obras, retornarán a sus lugares frente al majestuoso río Paraná.

Lo conversado con Maldonado Yonna, Romero lo comunicó a sus pares. Lo que más preocupa a los trabajadores es que se perderán lo que ellos consideran temporada alta.

“No estamos en contra del progreso. Consideramos que si lo que tiene proyectado se concreta vamos a beneficiarnos todos. Lo que queremos tener nosotros, en principio, es garantías para poder regresar. Un documento escrito donde figuren los 57 puesteros que hace años nos encontramos acá”, dijo a época Alberto, un de los puesteros con mayor antigüedad.

Pero además piden buenas condiciones en el lugar que destinará el Municipio –Gregorio Pomar al 800-. “Lo que sabemos es que van a montar carpas similares a las que tenían los puesteros de la rotonda de la Virgen de Itatí. No sabemos con qué nos vamos a encontrar por eso necesitamos precisiones por parte del Ejecutivo municipal”, expresó el hombre.

En principio el objetivo de la comuna es que el traslado de los puesteros se concrete el próximo sábado 19 de noviembre. Esta fecha es una de las trabas de los trabajadores.

“Nos cortan la posibilidad de tener buenas ventas acá. Ya realizamos una inversión importante de dinero y debemos recuperarla. Acá en noviembre y diciembre tenemos buenas ventas por las fiestas, y en enero y febrero con la gente que llega de otras provincias para disfrutar de las playas”, comentó otro de los puesteros que optó por preservar su nombre.

“Nos llegó la información de que quieren arreglar el puerto, lo que nos llena de satisfacción pero justo llega en un momento que estuvimos esperando como son diciembre, enero y febrero, no nos están cerrando los números para irnos”, declaró el hombre que tiene su puesto hace 35 años.

En este sentido, explicó que dos compañeros se reunieron con funcionarios de la Municipalidad y trajeron una propuesta. “Nosotros llevamos a una votación de que no es el momento para irnos. Es linda la propuesta pero no es el momento porque tenemos que cuidar nuestra fuente de trabajo. Estuvimos esperando con mucho anhelo diciembre, enero y febrero por el turismo, la gente de Chaco que también vienen a nuestra ciudad y entra un buen dinero. Estos meses fueron terribles porque nosotros contamos con los transeúntes y algún turista”.

Los reubicarán en el espacio que se encuentra sobre la calle Gregorio Pomar al 800, detrás de la estación de servicio. En cuanto a la mega obra que se realizará, se trata de trabajos de remodelación integral de la costanera General San Martín.

“Ellos dicen que las obras durarán nueve meses pero nosotros sabemos que eso no es verdad, puede tardar un año o más. ¿Cómo nos vamos a proteger para pagar los compromisos hechos para la temporada?”, remarcó.

Además, agregó: “Nosotros no estamos en desacuerdo y agradecemos a los correntinos que nos quieren ver bien, pero nosotros no nos podemos ir porque la temporada es para pagar lo que ya debíamos y lo que tomamos en compromiso, todo eso tenemos que pagar. Para nosotros son meses fuertes”.

Instancia de diálogo

Anoche cerca de las 20, funcionarios municipales y asesores letrados se acercaron hasta el puerto capitalino para mantener un nuevo encuentro con los puesteros.

Allí volvió a comprometerse con mantener la fuente de trabajo, una vez que finalicen las obras en ese privilegiado espacio que tiene la capital provincial.

Por momentos, el diálogo se tornó caldeado y las partes quedaron en seguir en una instancia de negociación.

FUENTE: DIARIO ÉPOCA