Otro golpe a Putin: su aliado Xi Jinping pidió que haya diálogo para “resolver” la guerra

La vocera de la cancillería china le manifestó su apoyo a los ciudadanos ucranianos por los peligros humanitarios.

Este viernes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Mao Ning, manifestó el apoyo de la nación a los ciudadanos de Kiev frente a la guerra contra Rusia: “Siempre hemos dado importancia a la situación humanitaria en Ucrania”.

Al consultarle sobre un potencial involucramiento de China en la guerra, para auxiliar a la capital ucraniana, Ning aclaró que por el momento la prioridad es apaciguar la situación cuanto antes mediante el diálogo y la negociación. “Es la vía fundamental para resolver el problema” comentó la delegada.

Del mismo modo, la vocera comunicó que el deseo de Pekín sería que la comunidad internacional pueda aliarse para evitar el crecimiento de las tensiones y la escalada de la situación, asimismo desempeñar un papel constructivo en la resolución política del conflicto. “China siempre ha hecho esto” afirmó Mao.

Durante la cumbre del G20, que se llevó a cabo en Bali, Indonesia, la crisis de Ucrania fue uno de los tópicos que más especulaciones provocó. Según señaló la cadena Sky News, un borrador del comunicado del G20 decía que “la mayoría de los miembros condenaron enérgicamente la guerra en Ucrania”.

Si bien Xi Jinping se negó a condenar a su antiguo aliado, y defendieron a Moscú a pesar de expresar preocupación por la crisis, hay señales de que la potencia podría estar comenzando a distanciarse de Vladimir Putin.

El tenso cruce de Xi Jinping con el primer ministro de Canadá

La semana pasada se dio a conocer que durante la cumbre del G20 en Indonesia el presidente de China, Xi Jinping, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, tuvieron un tenso cruce.

Frente a las cámaras, el líder del gigante asiático acusó al canadiense por “filtrar a los diarios” la conversación que mantuvieron en el marco de un encuentro bilateral que habían mantenido previamente. La crítica fue cara a cara y con un intérprete entre medio.

“No es lo apropiado”, le dijo Xi a Trudeau, con una sonrisa incómoda en la cara pero casi en tono de reto. “Si hay sinceridad, tendríamos que tener una discusión basada en el respeto mutuo. Si no es el caso, el resultado será impredecible”, finalizó el presidente chino.

Por su parte, Justin Trudeau afirmó frente al propio Xi Jinping que “En Canadá creemos en el diálogo libre, abierto y franco. Y es lo que vamos a seguir haciendo”.