Perú: un hombre murió en enfrentamientos con la policía y manifestantes prendieron fuego una comisaría

Ya son 46 las personas muertas en las protestas contra el gobierno de Dina Boluarte y 378 los detenidos.

Un manifestante que se encontraba gravemente herido por la represión policial a las protestas contra la presidenta Dina Boluarte murió y ya son 60 los fallecidos en las manifestaciones que comenzaron en Perú en diciembre pasado.

“Tenemos una persona fallecida en Ilave por las protestas del viernes. Es un poblador herido que estaba siendo trasladado al hospital de Puno, pero llegó cadáver”, dijo a la agencia de noticias AFP Jacinto Ticona, Defensor del Pueblo de Ilave. “Invocamos a la policía a que no haga uso desproporcional de la fuerza”, agregó.

La Dirección Regional de Salud (Direna) de Puno señaló en redes sociales que el hombre, identificado como Isidro Arcata Mamani, de 62 años falleció tras sufrir un shock hipovolémico mientras era conducido por una ambulancia hacia el hospital.

En el hospital también fue atendido otro hombre, de 46 años, por una herida por proyectil a nivel abdominal y pronóstico reservado, así como otras seis personas con fracturas, heridas y contusiones de diversa consideración.

Un manifestante antigobierno carga contra la policía con un palo durante los enfrentamientos en Lima, Perú. (Foto: AP/Martín Mejía).
Un manifestante antigobierno carga contra la policía con un palo durante los enfrentamientos en Lima, Perú. (Foto: AP/Martín Mejía).

Tras la muerte del manifestante, la población incendió la comisaría al amanecer del sábado, según imágenes de televisión. Los enfrentamientos entre los ciudadanos aymaras y fuerzas de seguridad en esa ciudad dejaron además 10 heridos, según fuentes hospitalarias.

Las imágenes viralizadas en las redes sociales muestran a policías que disparaban a los cuerpos de manifestantes en la plaza principal de Ilave, una pequeña ciudad a 3.800 ms de altitud cercana al lago Titicaca en la frontera con Bolivia. Otra comisaría en Puno, en el distrito de Zepita, también había sido quemada el viernes, sin causar víctimas.

Las protestas piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, el cierre del Congreso, la convocatoria a elecciones generales para este año y a una asamblea constituyente. Comenzaron el 7 de diciembre, tras la destitución y detención del presidente de izquierda y de origen indígena Pedro Castillo, acusado de haber intentado un golpe de Estado al querer disolver el Congreso -controlado por la derecha- que estaba a punto de sacarlo del poder por presunta corrupción.

Manifestantes incendiaron una comisaría en la ciudad de Ilave tras la muerte de un manifestante. (Foto: Facebook/PrensaLibre Ilave).
Manifestantes incendiaron una comisaría en la ciudad de Ilave tras la muerte de un manifestante. (Foto: Facebook/PrensaLibre Ilave).

Al respecto, el ministro de Interior, Vicente Romero, afirmó que “existe una acción planificada y concertada” en las manifestaciones que se presentan desde hace un mes en el país, con la intención de “chantajear al gobierno”.

En tanto, las protestas dejaron desde diciembre pasado 45 manifestantes y un policía muertos, mientras que otras 14 personas, entre ellas un bebé y cuatro haitianos, fallecieron por distintas causas provocadas por los bloqueos de rutas.

Además, la Policía Nacional del Perú (PNP) detuvo a un total de 378 personas acusadas de causar disturbios, informó el ministro del Interior, Vicente Romero Fernández.

El gobierno peruano amplió el domingo el estado de emergencia por 30 días en Lima, Cusco, Callao y Puno para frenar las protestas, habilitando a los militares a intervenir junto a la policía para resguardar el orden público. La crisis también refleja la inmensa brecha social que existe entre la capital y las provincias pobres que respaldan a Castillo, de origen indígena, y que veían en su elección una forma de revancha contra el desprecio de Lima.