El BCRA apura otra ampliación del swap con China y busca tener cerrado un nuevo monto a fin de mes

El intercambio de monedas es hoy de USD 19.000 millones y buscan poder tener una suma mayor de libre disponibilidad. Esperan viajar para la firma de un acuerdo en las próximas semanas

El Banco Central avanza con China para una ampliación en el uso del swap de monedas, en una gestión que en el equipo económico esperan tener cerrada a fin de mes para rubricar con el Banco Popular de ese país en las próximas semanas. El esquema global de intercambio de monedas entre el renminbí y el peso equivale a unos USD 19.000 millones, de los cuales unos USD 5.000 millones son de libre disponibilidad para la autoridad monetaria, por ejemplo para intervenir en el mercado cambiario. La negociación ahora busca habilitar que un monto mayor tenga esa finalidad.

El presidente del BCRA Miguel Pesce continuó en los últimos días el ida y vuelta con Beijing para acordar una ampliación del swap. La última activación de un tramo del esquema había sido acordado y anunciado por el Gobierno nacional durante la cumbre del G20 en Indonesia a mediados de noviembre pasado, por USD 5.000 millones.

Con ese sistema el BCRA puede, para el caso del segmento de libre disponibilidad, utilizarlo para, al cambiarlo a moneda norteamericana, intervenir en el mercado cambiario. Con esos yuanes, también, puede abastecer a importadores que elijan tramitar sus SIRAs en renmimbí y pagar sus operaciones de comercio exterior directamente con esa moneda y evitar el cambio con el dólar estadounidense.

Consultados por Infobae, desde el Banco Central no hicieron comentarios sobre la marcha de las negociaciones, ya que la contraparte china suele ser muy reservada para las negociaciones. Las tratativas de este tipo se realizan de manera directa entre el BCRA y el Banco Popular, cuyo presidente es Yi Gang desde hace cinco años. También participa la embajada argentina en la capital china, que encabeza Sabino Vaca Narvaja. Desde los despachos oficiales consideraron que, en caso de alcanzar un acuerdo antes de fin de mes, que es el plazo que se pusieron como meta, podría haber un viaje a China para rubricarlo.

El comercio exterior pagado con yuanes empezó de manera tímida pero hubo, a la luz del último anuncio de que las autorizaciones de pago de importaciones con moneda china tendrían plazos menores, un mayor interés de empresas que realizan operaciones con ese país para sumarse a ese esquema. Hasta abril se habían abonado unos USD 340 millones de importaciones con renmimbí y se habían aprobado casi USD 1.100 millones en el sistema SIRA.

El Gobierno les había anticipado a un grupo de empresas que importan insumos desde China que impulsaría el uso de yuanes para esas transacciones como parte del esquema de intercambio de monedas vigente entre el Banco Central argentino y el Banco Popular chino. La zanahoria para las compañías fue tener SIRAs más ágiles y la ventaja para el Poder Ejecutivo era evitar el uso de las escasas divisas en moneda norteamericana para abonar esas importaciones.

De fondo, la promesa fue reducir a la mitad la duración del plazo al que los importadores deben financiarse. Mientras en promedio alguien que ingresa un trámite en el SIRA tiene que esperar 180 días para contar con las divisas a tipo de cambio oficial, si esa empresa decidiera pagarlo con yuanes ese plazo sería de 90 días. Como el anuncio todavía es considerado reciente entre las compañías que operan en el sector aún consideraron temprano hacer un balance sobre si esa agilización mayor comenzó de hecho.

De todas formas, según pudo saber Infobae en base a fuentes del sector privado que participan del circuito de intercambio comercial con China, hubo en las últimas semanas una mayor cantidad de consultas de empresas de sectores diversos para asesorarse sobre la operatoria. En la Argentina solo el banco ICBC está habilitado para realizar el clearing (compensación y liquidación) en esa moneda entre importadores argentinos y exportadores chinos.

Fuentes de la Secretaría de Comercio aseguraron a Infobae que esperan en un lapso breve de tiempo conseguir que entre un 70 y 80% de las importaciones mensuales desde China tengan autorizaciones pagadas en renmimbí y arriesgan que “con tiempo puede llegar a ser el 100%”, mencionó un funcionario involucrado con el sistema de importaciones SIRA.

De acuerdo a datos del Indec, en lo que va del año las importaciones mensuales desde China estuvieron en un rango de entre 920 y 1.100 millones de dólares. Un primer objetivo planteado en el Ministerio de Economía había sido poder pagar entre 700 y 800 millones de dólares de esas importaciones directamente con moneda china.

Números recolectados por esa secretaría aseguran que los trámites SIRA autorizados en abril para ser cancelados en yuanes fue levemente menor a un equivalente a USD 1.100 millones. Los números concretos de pago en yuanes ya hechos suman hasta abril de este año están levemente por debajo de los USD 340 millones.