El Senado no sesionará durante diciembre y dio por cerrado el 2022

Estaba previsto un último debate para este jueves, pero el oficialismo no logró alcanzar el quórum por su cuenta y la oposición no brindó el apoyo

Finalmente, el Senado de la Nación cerró su actividad. Estaba previsto que este jueves se realice la última sesión del 2022 luego de un año con menos de 15 encuentros en el recinto, sin embargo, la imposibilidad de conseguir el quorum hizo que se cayera.

“No hay sesión porque no tenemos quórum propio porque tenemos un senador con problemas y la oposición no pudo garantizarnos dar el mismo por su situación interna” explicó una fuente del Frente de Todos.

El oficialismo ya cuenta con la baja de José Mayans, el senador formoseño que se está recuperando de una dolencia médica en su casa, por lo que solo llega a los 37 senadores si están todos los propios y cuentan con la presencia del rionegrino Alberto Weretilneck, la misionera Magdalena Solari Quintana y la riojana Clara Vega. La última opción era la senadora Alejandra Vigo, del monobloque Córdoba Federal. La cordobesa había dejado saber que si el FdT conseguía el número, asistiría; pero que si ella era la variable para alcanzar el quórum, no lo iba a hacer. Y finalmente fue lo que sucedió.

En Juntos por el Cambio señalan que el oficialismo “se equivoca” al señalar que ellos no prestan el quorum por problemas internos sino que se mantiene la idea de que como el oficialismo es quien define los temas “que sean ellos los que consigan el quorum para poder sesionar”

Con esta definición, y en el caso de que Alberto Fernández no llame a sesiones extraordinarias, los representantes de las provincias volverán a la Cámara que comanda Cristina Kirchner en febrero del 2023. La duda es cómo será el 2023 cuando se renuevan la mitad de las bancas, ya que este año, que no fue electoral, se realizaron apenas 14 sesiones.

Entre los proyectos que estaban en la gatera para ser tratados y que ahora deberán esperar hasta el año que viene se encuentran la exención del pago del Impuesto a las Ganancias para las guardias que realiza el personal médico, una modificación para renovar el Certificado Único de Discapacidad (CUD), el reconocimiento de la Lengua de Señas, la iniciativa para desarrollar capacitación sobre derechos de niños, niñas y adolescentes en todos los estamentos del Estado y una serie de beneficios impositivos para la renovación de taxis.

El único punto en donde hay discrepancias es en el proyecto de ley que establece en el ámbito nacional la tolerancia cero de alcohol en sangre para los conductores. La norma, que tiene media sanción de la Cámara de Diputados, es resistida por las provincias productoras de vino -Mendoza y San Juan principalmente- por lo que algunos adelantan el rechazo de parte de los legisladores de esas provincias.

Aunque Juntos por el Cambio había establecido que sólo discutiría esta norma si el Frente de Todos conseguía el número para sesionar, nada asegura los votos de los senadores de las provincias productoras. “Ojo que no sólo los de cambiemos pueden votar en contra. José Luis Gioja -diputado del FdT- votó en contra en la Cámara Baja”, había adelantado un miembro de la oposición.

Los legisladores de esas provincias, con Alfredo Cornejo -presidente del interbloque de JxC y ex gobernador de Mendoza- a la cabeza, se oponen. Esto se pudo ver días atrás, por ejemplo, en un encuentro entre Cornejo y la senadora radical Mariana Juri con referentes del gremio gastronómico de Mendoza quienes mostraron preocupación por la norma. No sólo el gremio de los gastronómicos se opone sino que también lo hicieron los empresarios de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR). Este sector, con el apoyo de los legisladores mendocinos, apuesta a imponer un proyecto el cual establece mantener el 0,5% de alcohol en sangre e incrementar las penas para quienes superen ese porcentaje