Femicidio: condenan a un hombre por el asesinato de su expareja

La sentencia se conocerá el 15 de noviembre. Vecinos declararon que Sergio González “degolló a su mujer”.  

A un año del crimen de Silvia María Ayala (33 años), ocurrido en el barrio Coral de Paso de los Libres, el tribunal de juicio halló culpable del femicidio a Sergio González (38), quien en ese momento era su pareja.

González fue imputado por “homicidio doblemente agravado por el vínculo y violencia de género”, y el Código Penal no prevé escalas, por lo cual podría ser condenado a prisión perpetua. El fallo condenatorio, en tanto, será dado a conocer el próximo martes 15 de noviembre. 

En sus fundamentos, el presidente del tribunal, Marcelo Pardo, sostuvo en el portal Confirmado.com que “las pruebas que presentó el fiscal (Sotelo) fueron categóricas y abundantes”.  

El imputado se abstuvo de declarar durante todo el debate.

De este modo, ayer se llevó a cabo la última audiencia de debate, donde declaró otro de los testigos y se escucharon los alegatos de las partes, tras lo cual los miembros del tribunal se retiraron de la sala para deliberar sobre la responsabilidad penal del imputado.

Antes, González expresó que no tenía nada para decir y, tras veinte minutos, regresaron los doctores Marcelo Pardo, Marcelo Fleitas y Gustavo Ifran.

En su carácter de presidente, Pardo informó que por unanimidad el tribunal halló culpable a Sergio González del delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y violencia de género”, tal como lo había planteado el fiscal de juicio, Facundo Sotelo, y adherido la defensora de Menores (sustituta), Daniela Di Tomaso.

En sus argumentos, Pardo expresó que “por el peso probatorio e incontrastable, se llegó a concluir la responsabilidad penal del imputado”, y descartó las “circunstancias extraordinarias de atenuación y de estado emocional”, como había solicitado la defensora oficial Susana Ferreira.

Testigo

Las voces más contundentes que se oyeron durante el debate fueron las de los vecinos de la víctima, que vivía en pasaje Santa Cruz y Alfredo Palacios del barrio Coral.

Roberto Pavón dijo que “escuchó un grito desgarrador, fuertísimo”, que provenía de la casa de Ayala y añadió que otro allegado llamado Ramón Ramírez le pidió: “Llamen a la policía, vecino, este loco la degolló”, en referencia al agresor Sergio González.

Fue Pavón quien llamó a la policía y se quejó por la demora de la ambulancia para asistir a la víctima.

Los vecinos consultados describieron al imputado como “un hombre de poco trato con el vecindario, pero de conducta normal”. También coincidieron en que la escena que se encontraron en el interior de la vivienda fue “dantesca”.

Otro de los vecinos, Hugo Jorghensen (expareja de Silvia Ayala y padre de uno de sus hijos), también concurrió. Relató al tribunal que “uno de los vecinos me dijo que no entrara porque González estaba con un cuchillo. Igual lo hice. Ahí fue que encontré a María sin signos vitales, con cortes en el cuello y un puntazo en el corazón. González estaba como agonizando, con el cuchillo al lado”, y agregó que “mi hijo estaba todo ensangrentado, me dijo que le hincaron a su madre”.

La autopsia reveló que Silvia Ayala también sufrió cortes en las manos, que evidenciaban un desesperado intento por frenar los puntazos que le tiraba González, quien tras el letal ataque se autoprovocó una lesión en la zona del cuello.

La víctima tenía dos hijos (menores de edad), uno de ellos fue testigo presencial del ataque. En tanto que el femicida, tras recuperarse en el Hospital San José, quedó detenido.