Un chico de 15 años entró a un cementerio a buscar una pelota de fútbol y nunca regresó.

El joven estaba jugando con sus amigos y tras saltar la pared del lugar para buscar su pelota pegó un grito y luego desapareció. La Policía lo sigue buscando.

Un joven de 15 años estaba jugando al fútbol con sus amigos en San Carlos, Mendoza, cuando de pronto la pelota se les cayó dentro del cementerio. El chico decidió saltar el paredón para recuperarla, pero tras soltar un grito, desapareció.

El misterioso hecho ocurrió en las inmediaciones del lugar, ubicado en calles Capitán Cobos y Libertad de esa localidad del Este mendocino. Sus amigos decidieron llamar al 911 para denunciar la desaparición. 

Según informó la policía, en el cementerio no había ningún sereno y, tras realizar un rastrillaje en la zona, no pudieron encontrar al joven y la Fiscalía dispuso que se abra una investigación por averiguación de paradero.

El menor se encuentra desaparecido desde el viernes pasado y era apodado “Chuqui”. El adolescente que se comunicó con la Policía explicó que había conocido a “Chuqui” días atrás, y lo describió como un joven que usaba prendas oscuras y una pelota de fútbol de color negra. Además, afirmó que no lo conocía previamente y que no sabía su verdadero nombre.

En diálogo con el portal del Valle de Uco, el comisario Carlos Siri afirmó que “se viven y ven cosas extrañas en la noche en ocasiones” y que “cierto o no, es lo que tenemos”.

Fuente: Perfil.