Por primera vez en Argentina, se utilizarán durmientes ferroviarios fabricados con plástico reciclado

Dos hermanos cordobeses ganaron la licitación para fabricar 100.000 durmientes sintéticos para reemplazar a los de madera. El proyecto ya está en fase de prueba final y comenzarán a instalarse este año.

Giuliano y Franco Frola son hermanos, amigos, socios y motores del proyecto que busca convertirlos en los creadores de la primera fábrica de durmientes plásticos de la Argentina. La planta está en Monte Cristo, en las afueras de la Ciudad de Córdoba, muy cerca de unas vías que parecería que vigilan todo el trabajo realizado.

Originalmente los durmientes se hacían de quebracho colorado, una madera dura, pero de una especie -hoy- protegida y que tarda hasta 80 años en regenerarse. En el interín se probaron con otro tipo de maderas pero la vida útil resultó menor por lo que se pasó al hormigón. Los nuevos durmientes plásticos irán en lugar de los madera que necesiten ser reemplazados.

Esto es un claro ejemplo de la economía circular. Los plásticos se compran a cooperativas de reciclaje que a su vez son los que reciben y clasifican este tipo de materiales de los residuos domiciliarios o empresariales. Para los 100.000 durmientes, se estima que se reutilizarán 12 millones de kilos de plástico.

A base de testeos, los hermanos Frola probaron distintos tipos de fórmulas hasta lograr lo que necesitaban: un producto resistente compatible con las necesidades de un tren de carga y aprobado por el INTI. ¿Cómo se hace? Se mezclan los ingredientes plásticos en diferentes proporciones, se comprime y se funde en un molde. ¿Cuánto dura? 50 años y con la posibilidad de luego ser reutilizado.

Giuliano y Franco Frola son los creadores de la primera fábrica de durmientes plásticos de la Argentina. (Foto: Cortesía de Giuliano y Franco Frola.)
Giuliano y Franco Frola son los creadores de la primera fábrica de durmientes plásticos de la Argentina. (Foto: Cortesía de Giuliano y Franco Frola.)

Es decir, no solamente no se están talando árboles para hacer un durmiente sino que también se evita que cientos de miles de plásticos terminen enterrados o flotando en el mar.

La importancia de separar los residuos en casa

En el circuito de los productos que consumimos en nuestras casas, muchas veces está el escepticismo de qué pasa con lo que se separa para ser reciclado o recuperado. Esto es un claro ejemplo del final de esa ruta, en este caso, plástica. Que el esfuerzo y tiempo, hasta que se vuelve automático, valen la pena. No sólo por una buena acción ambiental sino también social.

Si bien son más los municipios en el país que no disponen de recolección diferenciada, igual vale la separación para facilitarle la tarea a quienes trabajan como recolectores urbanos, formales o informales.