Binance desembolsará US$ 1.000 millones para intentar salvar la industria de las criptomonedas

Desde la empresa explicaron que con ese dinero se buscará apoyar proyectos que, “por motivos que se les escapa, se enfrentan a significantes dificultades financieras en el corto plazo”. Además, confirmaron la participación de otras siete firmas del sector por US$ 50 millones.

La plataforma de intercambio de criptomonedas, Binance, anunció la creación de un fondo de US$ 1.000 millones para sostener a la industria, golpeada por la reciente quiebra de su competidor FTX y un efecto contagio que provocó un fuerte desplome en el valor de estos activos digitales.

“Como un jugador líder en criptomonedas, entendemos que tenemos una responsabilidad para impulsar el cambio en lo que concierne a la protección de los consumidores y la reconstrucción de la industria”, comunicó Binance a través de una entrada en su blog oficial.

La Iniciativa de Recuperación de la Industria (IRI) consistirá de un fondo al cual Binance aportará US$ 1.000 millones.

Asimismo, anticipó que ese monto podrá incrementarse a US$ 2.000 millones en un futuro, “si la necesidad lo requiere”.

Casi 150 empresas comprometieron ya su asistencia, según informó Binance.

Además de Binance, ya confirmaron la participación en el fondo otras siete firmas del sector por US$ 50 millones.

Para asegurar la transparencia, cada integrante debe colocar el capital en una dirección cripto pública.

La empresa aclaró que no se trata de un “fondo de inversión”, y que con el dinero se buscará apoyar firmas y proyectos que, “por motivos que se les escapa, se enfrentan a significantes dificultades financieras en el corto plazo”.

Casi 150 empresas comprometieron ya su asistencia, según informó Binance.

Golpe al sector

Es un intento de mantener a flote a un sector golpeado tras el colapso y posterior quiebra de la plataforma FTX, que dejó con sus depósitos atrapados a más de un millón de inversores en todo el mundo.

Además del fondo, empresas establecidas como la propia Binance o Crypto.com prometieron publicar auditorias e informes para intentar transparentar sus operaciones a los usuarios.

Asimismo, Binance se encuentra negociando la compra de diversas empresas en dificultades incluyendo a los brokers de criptomonedas Voyager –firma que iba a adquirir FTX, previo a su caída- y Genesis.

“Habrá daño siempre que un jugador (del sector) caiga”, reconoció Changpeng Zhao, CEO de Binance a Bloomberg Television.

Paradójicamente, uno de los hechos que aceleró el colapso de FTX fue un tweet previo de Zhao el último 6 de noviembre, donde difundió un informe que cuestionó la contabilidad de la fenecida firma.

Miembros del parlamento británico pusieron el ojo sobre dicha publicación y le pidieron a Binance explicar las circunstancias de su tweet y si la empresa sabia del impacto potencial que podía tener.

Tras la corrida que impactó a FTX, la empresa de Zhao presentó una carta de compra para adquirir la firma, pero la retiró menos de un día después luego de analizar la precariedad de sus cuentas.

Es por estos motivos que algunos especialistas del sector dudan de la imagen de “salvador” que intenta mostrar Zhao, cuya riqueza personal asciende a los US$ 15.000 millones, luego de haber perdido US$ 80.000 millones en lo que va del año.

“Existe demasiada incertidumbre en el mercado como para que este fondo de salvataje sea el catalizador que de vuelta a la situación. Aún no sabemos el rango del contagio pero creo que estamos en el piso y no espero que los mercados caigan aún más”, comentó Hayden Hudges, CEO de la plataforma Alpha Impact.

En tanto, para David Adams, especialista de King River Digital Assets, la clave estará en el apoyo que el fondo reciba, más allá del aporte de Binance.

El efecto contagio de FTX se sintió en el resto de la industria: las plataformas Quantia y Genesis suspendieron el retiro de fondos por la exposición a la firma y las corridas registradas en los últimos días.

Del mismo modo, la francesa Coinhouse –quién tiene entre sus asociados a Genesis- bloqueó sus retiros argumentando “tensiones globales en el mercado y una presión sobre la liquidez”, mientras que la bolsa Gemini podría presentar la quiebra en los próximos días, según indicó la agencia Bloomberg.

En tanto, Lemon, una de las principales billeteras que presta el servicio de compra y venta de criptomonedas en la Argentina, anunció este jueves el despido del 38% de sus trabajadores.