Morena Rial se mostró en microbikini y anticipó que volverá a pasar por el quirófano

La mediática cambió radicalmente su vida en julio de 2016, cuando después de varios tratamientos se realizó un bypass gástrico que la ayudó a bajar de peso.

Morena Rial se adelantó al verano con un destape que sorprendió a sus más de un millón de seguidores. Posó por primera vez en tanga y de espaldas frente al espejo, y anticipó que se hará nuevas cirugías estéticas. Las últimas habían sido el año pasado, con un médico de confianza que la ayudó a verse como tanto soñaba.

“Sí, aunque no lo crean tengo varios complejos. Y sí, me seguiría operando a medida que vaya necesitando”, expresó. Desde julio de 2016, cuando se realizó un bypass gástrico para bajar de peso, la mediática pasó varias veces por el quirófano por diferentes retoques: se quitó el exceso de piel de los brazos, la cola, la panza y las piernas. También se aumentó los pechos.

En los últimos días, la hija de Jorge Rial fue noticia por confirmar su romance con Gonzalo Cabral, uno de los amigos de Facundo Ambrosioni, el padre de su hijo. En diálogo con TN Show, el futbolista reconoció que rompió los lazos con quien consideraba su hermano.

“Ahora ya no es más mi amigo. Todo lo mejor igual, estoy en otra yo. Estoy muy bien con mi nueva relación. La mejor, con ella está todo bien porque tenemos un nene. Me dejé de hablar con Gonzalo desde que me contó. Igual les deseo lo mejor. La verdad no me importa, porque hace rato que estoy haciendo mi vida y estoy tranquilo. Es mejor para mí que ella pueda rehacer la suya”, sostuvo.

Morena sufrió bullying durante mucho tiempo por sus kilos de más y su vida se había transformado en un infierno. En varias entrevistas sacó a la luz que Silvia D’Auro, su madre adoptiva, la obligaba a mirar el programa Cuestión de peso y le advertía que “iba a quedar igual” que los participantes.

La reflexión de Morena Rial sobre su antes y después

En septiembre de 2020, la joven se animó a publicar imágenes de cambio y dejó a todos sin palabras. Sin embargo, lo que más impactó fue el extenso comentario que dejó junto a las fotos, donde intentó exponer sus momentos más angustiantes por no ser aceptada como era.

“Puedo observarme pasando frente a un espejo sin agachar la mirada, me celebro posando en una foto grupal sin sentir la necesidad de esconderme detrás de alguien. Me abrazo todas esas veces que sonrío al ver una foto mía en lugar de llorar. Sí, sucedía. Lo hacía. Posiblemente crecer tenga que ver con ser más fuerte, aunque me gusta darme el mérito por eso. Ni los demás ni los años ni el tiempo… fui yo. Fui yo queriéndome sentir mejor, fui yo peleando conmigo misma. Fui yo luchando por poder conseguir aceptarme. Porque un día me grité tanto, me insulté tanto, que pensé ese era el fondo de mi pozo”, dijo.

La hija de Jorge Rial dejó en claro que vivió épocas de mucho dolor. “Existían cosas ajenas a mí, como esos comentarios en las redes, que aun sabiendo que no tenía responsabilidad sobre eso, me culpé. Esas noches en que apreté tanto el puño de ira que sentí mis uñas lastimando mi palma y al notarlo culminó el enojo y di paso a la angustia, a esa que surge mientras me pregunto ‘por qué me hago esto. Esa oscuridad, ese fondo que estaba tocando, utilicé para dar intenso impulso a la mujer que anhelaba ser”, agregó.