El régimen de Irán afirmó que fabricó por primera vez un misil balístico hipersónico

Lo anunció el comandante aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, aunque no ha sido probado en un ensayo. Pese a que Teherán niega querer desarrollar un arma nuclear, continúa ampliando sus capacidades militares

Irán ha construido un misil balístico hipersónico por primera vez, según la agencia de noticias semioficial Tasnim, que cita al comandante aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, en unas declaraciones que probablemente aumenten la preocupación por las capacidades de los misiles iraníes.

“Este misil tiene una gran velocidad y puede maniobrar dentro y fuera de la atmósfera. Puede atacar los sistemas antimisiles avanzados del enemigo y supone un gran salto generacional en el campo de los misiles”, dijo el comandante Amir Ali Hajizadeh.

Los misiles hipersónicos pueden volar al menos cinco veces más rápido que la velocidad del sonido y en una trayectoria compleja, lo que los hace difíciles de interceptar.

Sin embargo, no se ha informado de que Irán haya probado un misil de este tipo y, aunque la República Islámica ha desarrollado una gran industria armamentística nacional frente a las sanciones y embargos internacionales, los analistas militares occidentales afirman que Irán exagera a veces su capacidad armamentística.

La preocupación por los misiles balísticos de Irán contribuyó, sin embargo, a la decisión de Estados Unidos en 2018, bajo el mandato del entonces presidente Donald Trump, de retirarse del pacto nuclear que Teherán firmó con las potencias mundiales en 2015.

La semana pasada, Irán dijo que probó el Ghaem 100, su primer vehículo de lanzamiento espacial de tres etapas, que sería capaz de colocar satélites de 80 kg en una órbita a 500 kilómetros de la superficie terrestre, según medios estatales.

Estados Unidos ha calificado estas acciones de “desestabilizadoras”, ya que cree que los vehículos de lanzamiento espacial podrían utilizarse para transportar una ojiva nuclear.

Irán niega querer desarrollar un arma nuclear.

El año pasado, el ensayo de un misil hipersónico por parte de Corea del Norte desató la preocupación por una carrera para adquirir esta tecnología. Rusia lidera actualmente la carrera por desarrollar los misiles, seguida de China Estados Unidos.

Tanto Irán como Rusia son objeto de estrictas sanciones: Irán después de que Estados Unidos se retirara unilateralmente del acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las potencias mundiales, y Rusia desde que invadió Ucrania en febrero.

Los dos países han respondido a las sanciones impulsando la cooperación en áreas clave para ayudar a apuntalar sus economías.

Estancamiento de las conversaciones nucleares

Un misil hipersónico es maniobrable, lo que dificulta su seguimiento y defensa.

Mientras que países como Estados Unidos han desarrollado sistemas diseñados para defenderse de los misiles balísticos y de crucero, la capacidad de rastrear y derribar un misil hipersónico sigue siendo una incógnita.

El anuncio del jueves se produce en un contexto de estancamiento de las conversaciones para reactivar el acuerdo nuclear de 2015.

El acuerdo alcanzado con seis grandes potencias -Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y EEUU- otorgaba a Irán un alivio de las sanciones a cambio de garantías de que no podría desarrollar un arma atómica.

El acuerdo se derrumbó tras la retirada unilateral de Estados Unidos en 2018 bajo el mandato del entonces presidente Donald Trump.

También se produce después de que Irán anunciara el 5 de noviembre el exitoso vuelo de prueba de un cohete capaz de propulsar satélites al espacio.

Estados Unidos ha expresado en repetidas ocasiones su preocupación por el hecho de que estos lanzamientos puedan impulsar la tecnología de misiles balísticos de Irán, extendiéndose a la posible entrega de ojivas nucleares.

En marzo, el gobierno estadounidense impuso sanciones a las actividades relacionadas con los misiles de Irán.

En un comunicado, señaló que las medidas punitivas se adoptaron tras “el reciente ataque con misiles de Irán contra Arbil (Irak), así como los ataques con misiles perpetrados por apoderados iraníes contra Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos”.

“Estos ataques nos recuerdan que el desarrollo y la proliferación de misiles balísticos por parte de Irán suponen una grave amenaza para la seguridad regional e internacional”, añadió.