Gas: desde el sector alistan un paro y advierten que por la desactualización de precios habría desabastecimiento

Los distribuidores afirman que el valor se actualizó muy por debajo de la inflación y que por esa razón podría complicarse el stock.

Quienes venden gas envasado temen que peligre la provisión de garrafas. Afirman que en el último año el aumento de su precio estuvo muy por debajo de la inflación. En ese marco, la Cámara de Empresas Argentina de Gas Licuado (CEGLA) reclamó la urgente actualización de los precios para el gas envasado en garrafas. En comunicación con Punto de Referencia, Pedro Cascales, presidente de la entidad, brindó detalles respecto a esta situación y adelantó que de no alcanzar una solución con la Secretaría de Energía de la Nación, tomarán medidas de fuerza con cese de actividades. 

“Es una situación muy crítica porque el gas licuado en argentina lo utilizan casi 20 millones de persona y todo el Noreste depende de las garrafas. Toda la cadena está operando a pérdida, aunque haya una ley que indica que semestralmente la Secretaría de Energía tiene que regular los costos cada seis meses para que se pueda mantener toda la logística, los camiones, la seguridad, etc. Y esto no se está dando en tiempo y forma, por lo cual se hace inviable el negocio”, detalló. 

“Tampoco estamos recibiendo los pagos que nos había establecido el gobierno y esto afecta el negocio. Es lamentable que ocurra esto con el gas licuado nacional, que incluso Argentina exporta, estamos con riesgos de desabastecimiento, sobre todo para las provincias del Norte”, aseguró Cascales. 

En este sentido, cabe remarcar que recientemente desde la CECGLA mantuvieron una reunión de la que participó la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón y el secretario de Hidrocarburos, reclamando la actualización de los precios de Garrafas para evitar el desabastecimiento. 

Al no tener seguridad de recibir las mejoras reclamadas, los empresarios ya están proyectando una nueva marcha de camiones con garrafas frente a la Secretaría de Energía el martes próximo, con un paro en diferentes puntos del país, Corrientes incluido, que involucrará cese de actividades.  

“El consumidor que compra en la distribuidora o el fraccionador paga $740 en promedio, pero la venta a domicilio está desregulada por lo tanto no tiene precio fijado por la ley (NdR: hoy una garrafa en un comercio particular ronda los 1200 pesos). El precio regulado termina en el distribuidor y está en el orden de los 340. Hoy, en la distribuidora el precio tendría que ser de 1400 pesos. A nosotros nos cuesta 180 pesos y la distribución a Corrientes cuesta otros 180 con lo cual ya no cumplimos con el mínimo de costo. Hoy nuestro precio tendría que ser el doble. Es una situación muy compleja”, explicó el referente. 

En este sentido, Cascales agregó que además de no darse las actualizaciones necesarias, tampoco están percibiendo una asistencia estatal, cuyos pagos se encuentran estancados hace meses. “Nosotros no controlamos el último eslabón de la cadena. El Estado tendría que dar una opción que no se está aplicando. Es una asistencia que el gobierno dio del 20% del total, y ese precio bajaría de 1400 a 1100 pesos en distribución”, indicó. 

El problema más serio es la inflación. Con un 90% anual esto se desactualiza todo el tiempo. Hoy dos botellas de gaseosa cuesta lo mismo que una garrafa y eso no tiene lógica, y si esto no resuelve, terminamos sin gas, como el caso de Venezuela. Estamos intentando ver que nos paguen lo que se adeuda y ver cómo el Estado hace de árbitro en el tema de los subsidios. El costo tiene que ser remunerado, sino no hay manera de continuar. Si hoy Ud. pone el precio de dos garrafas en portón, y lo comparamos con lo que está el GNC, incluso con los impuestos, no se compara. Con los impuestos que vienen en gas y electricidad, va a ser mucho más caro tener gas natural”, aseveró. 

PARO Y MANIFESTACIONES

En relación a la protesta para visibilizar la realidad que hoy viven, Cascales indicó que se manifestarán este martes próximo y desestimó las posibilidades de llegar a buen puerto con Energía en cuanto a una pronta resolución. 

“Estamos lejos de lograr un acuerdo, y el martes próximo, vamos a movilizarnos en Corrientes y el resto del país, a fin de visibilizar la situación y hacer evidente el reclamo del sector. Nos resulta muy angustiante y molesto tener que salir, reclamar y manifestarnos, pero la realidad es que si esto no se resuelve se va a agravar el problema”, remarcó. 

“Decir hasta cuándo tenemos stock es impredecible, pero cuando llegue el momento, los lugares que van a dejar de operar son los del norte porque es mucho más caro distribuir el producto a esa parte del país”, advirtió.