Gustavo Valdés alertó que peligra la continuidad de las obras en la Autovía Corrientes

Tras la presentación del proyecto de refuncionalización de la vieja cárcel el Gobernador correntino se enfrentó a los micrófonos de los periodistas que lo aguardaban. Ante los hombres de la prensa, se despachó a gusto contra la administración del Gobierno nacional.

Gustavo Valdés no anduvo con muchas vueltas. Calificó al Gobierno nacional de ineficaz, torpe, mentiroso y discriminador. Algunos de estos calificativos salieron como adjetivos concretos de sus labios. Otros, como definiciones de las improductivas acciones encaradas por la administración del presidente Alberto Fernández. Y encendió las alarmas: la obra de autovía de acceso a la capital correntina podría paralizarse.

Comenzó con un categórico: “Nación proyecta muchas obras que no las va a cumplir”. Instantes después recordó que entre las obras complementarias para el esperado segundo puente se prevé inversiones por unos 14 mil millones de pesos para una autovía en Chaco. Pero sólo dos mil millones para una ruta de una mano para ir y otra para volver del lado correntino.

“Me parece que tiene que haber reciprocidad, equilibrio. Terminan (por la administración nacional) licitando las obras para Chaco porque es un gobierno amigo. Y para Corrientes, nada. Después se llenan la boca de igualdad, de que necesitamos crecer”, apuntó un enfadado Valdés.

En este punto, encendió la alarma: “Como si fuera poco, comienza a peligrar la continuidad de la obra de acceso a la ciudad de Corrientes, que tenía que estar terminada hace varios años”.

En el plano de las obras viales, apuntó sobre la imperiosa necesidad de que Nación construya una autovía en Ruta 12 (es su jurisdicción) que una Capital con Saladas y la extensión de la Ruta 14 (también es competencia del Gobierno central) desde Paso de los Libres hasta Santo Tomé.

“Constantemente hay accidentes de tránsito y Nación mira para otro lado. Hay ineficacia, torpeza y falta de gestión en el Gobierno nacional”, aseveró.