Comenzó la autopsia al cuerpo de Eliana Pacheco: estiman que murió hace cinco días

El cuerpo fue encontrado cerca de donde ayer hallaron su DNI. La fiscal Virginia Bravo trabaja en el lugar para determinar lo ocurrido. Familiares de la mujer también fueron al sitio a reconocer el cuerpo

El cuerpo de Eliana Isabel Pacheco fue encontrado en las últimas horas en un zanjón en una zona de quintas en las afueras de La Plata, en el cruce de las calles 38 y 203, cerca de donde ayer se había encontrado su documento. La mujer de 24 años y madre de una nena desapareció el domingo pasado cuando abordó un remise para ir a una feria en la localidad platense de Olmos. Ahora, los investigadores del caso intentar reconstruir lo ocurrido para determinar si a Pacheco la asesinaron.

Para eso, comenzó un paso clave: la autopsia al cuerpo, realizada en una morgue platense, cuyos resultados preliminares eran esperados por la fiscal del caso, Virginia Bravo, a finales de esta tarde. Bravo, por lo pronto, no se aventura a ninguna hipótesis. Una versión de sectores de la Policía Bonaerense apuntan al novio de Eliana, Maximiliano Videla, preso en el penal de Olmos por homicidio con una condena a 8 años, su cuarta entrada en el sistema bonaerense.

La versión, ni siquiera una hipótesis en el expediente, apunta a una supuesta venganza tumbera por un homicidio cometido por Videla dentro de la cárcel. Efectivamente, a Videla se le atribuyó un homicidio en el penal de Magdalena, que data de 2015. Una venganza cometida siete años después parece improbable.

Los primeros informaciones surgen del lugar del hallazgo, donde trabajó durante el día la fiscal Bravo, titular de la UFI N° 7 de La Plata. Allí, grupo de forenses se encuentra en la escena y, de acuerdo a la información que publicó la agencia de noticias Télam,estimaron que la data de muerte es de cinco días antes del hallazgo, y no pudieron determinar a simple vista la causa del fallecimiento. El cuerpo, con un avanzado estado de putrefacción, no presentaba lesiones mortales a simple vista.

El cadáver de Pacheco fue encontrado en medio de fuertes rastrillajes ordenados por la fiscal Bravo. El cuerpo estaba vestido con un pantalón de jean azul, una remera negra y unas zapatillas fucsias, recostado sobre su costado izquierdo.

Pasadas las 11, mientras el sitio estaba resguardado con un fuerte cordón conformado por fuerzas de seguridad, arribó un vehículo de la morgue, custodiado por seis patrulleros, para trasladar el cuerpo. En el lugar descendieron efectivos de la Policía Científica, que realizaban los relevamientos de la escena del hallazgo.

Ahora, la fiscal Bravo se encuentra recabando todo tipo de información para intentar reconstruir los hechos y saber cómo llegó el cuerpo de la joven a ese lugar. Los padres y primos de Eliana se acercaron al sitio con el fin de poder reconocerla, y fueron inmediatamente contenidos por una psicóloga de Asistencia a la Víctima, debido al estado emocional en el que se encontraban.

Eliana tenía varios tatuajes distintivos, como una rosa en el brazo izquierdo, que permitieron identificar al cuerpo.

Otra de las pistas con la que cuentan los investigadores se trata de la última vez que su teléfono celular registró una conexión. Fue en un descampado de la calle 183 entre 47 y 49, donde una antena captó la señal y luego se apagó. Según indicaron, la ubicaron en un predio de difícil acceso por la tupida vegetación.

Ayer por la tarde, se conoció un misterioso llamado que recibió la familia de Eliana, donde una mujer aseguraba que la joven estaba junto a ella. “Está de caravana. Ahora cuando se despierte te la mandamos”, dice la voz. Sin embargo, según aseguraron fuentes del caso a Infobae, se rastreó de donde provino la comunicación y los detectives descartaron que Pacheco estuviera allí.

La conversación que alertó a la familia y a los investigadores ocurrió pocos días atrás. El diálogo dura siete minutos y se escucha a una mujer que se identificó como “Camila” decir que Pacheco está con ella y que son amigas. “Eliana está de caravana con nosotros, ni la busqués”, comienza a decir la voz. Tras oír la falsa información que brindaba, la familiar de Pacheco intentó sacarle toda la información posible: “Cómo, cómo. ¿Cómo es tu nombre y de dónde sos?”, responde. “Camila. Soy de Olmos”, dice. “Decime la dirección de dónde estás”, sigue la familiar de Pacheco.

La voz esquiva las preguntas y le quiere transmitir cierta tranquilidad: “Para qué, no quiere bondi acá. Está durmiendo. Ahora cuando se despierte te la mandamos a tu casa”. Y concluye: “Solo te llamo para avisarte que está viva, que está bien”.

Según los forenses, ya habría estado muerta al momento de esta falsa llamada.