Garrafas: distribuidores alertan sobre posibles faltantes

Las empresas de gas licuado advirtieron que la situación es crítica. Presentaron petitorios a Sergio Massa y Flavia Royón.

Cámaras empresarias del sector de gas licuado reclamaron al Gobierno que autorice un aumento del 200% para llevar el valor de la garrafa de 10 kilos de $700 a $2100 y que el Programa Hogar actualice su precio cada seis meses. Aseguraron que la situación es crítica y que, de no modificarse, habrá desabastecimiento.

El petitorio lo presentaron al ministro de Economía, Sergio Massa, y a la secretaria de Energía, Flavia Royón, y lo firman las cámaras de Empresas Argentinas de Gas Licuado (CEGLA), de Operadores y Distribuidores de Gas Licuado (CODIGAS) y de Distribuidores de

En el escrito plantearon una “gravísima situación económica y financiera que atraviesan las empresas de fraccionado de gas licuado de petróleo”. “El atraso de los valores del Programa Hogar hace insostenible la continuidad de la actividad, con un déficit crónico para las empresas fraccionadoras y distribuidoras”, dijo el presidente de CEGLA, Pedro Cascales.

La crisis del sector del gas licuado

Por la falta de conectividad de la red de gas natural, en la Argentina hay más de 20 millones de usuarios de garrafas y cuatro provincias del nordeste del país (Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones) que dependen en su totalidad del gas licuado de petróleo para cuestiones básicas como tener agua caliente o cocinar, de acuerdo con los datos del sector.

El gas licuado se transporta desde las bocas de producción hasta cada uno de los lugares del país que necesitan gas, pero las empresas fraccionadoras y distribuidoras aseguran que el valor de $700 “no llega ni siquiera a cubrir los precios de referencia autorizados para la etapa del fraccionador en esas provincias”.

Sumado a eso, denuncian que “la asistencia económica transitoria (AET) del 20% de la facturación otorgada al sector fraccionador por las resoluciones 809/21 y 980/21 no se le está abonando a las empresas desde marzo/abril pasados”.

“Con un valor de la garrafa que en el promedio país se consigue a $700 se corre riesgo de desabastecimiento en todo el país porque ese valor no alcanza para cubrir costos”, dijo Cascales.

Qué pide el sector

En el petitorio que entregaron a Massa y Royón, fraccionadores y distribuidores reclamaron:

Pago urgente de las asistencias económicas transitorias (AET) que se adeudan, dado que “representan cifras muy significativas que comprometen la continuidad de las operaciones”.
La inmediata recomposición de márgenes de la cadena de comercialización del sector para cubrir los costos y una razonable rentabilidad, según establece la Ley 26.020. Para la etapa de fraccionado es de $1071 y para la de distribución de $1023, totalizando un valor final promedio país sin impuestos de $2094 por garrafa de 10 kg, señalaron.
La implementación inmediata de una fórmula de actualización automática de los precios de referencia en línea con la normativa vigente y acorde con la elevada inflación.

La modificación de los precios cada seis meses, de acuerdo con lo que establece la Ley 26.020.

Otorgamiento de créditos subsidiados que permitan cumplir con la renovación obligatoria de la flota vehicular asignada a la distribución de GLP.