Promueven construir un colosal sable corvo para honrar la memoria de San Martín

La idea busca alinear a Argentina, Chile y Perú, los tres países que liberó el prócer nacional. Se pretende generar una colecta con donaciones anónimas para concretar el monumento.

Proyectan construir en Yapeyú un sable corvo de 260 metros de altura en memoria del general José de San Martín. El valioso homenaje sería todo un símbolo para la provincia de Corrientes y no solo para la Argentina, sino también para Chile y Perú. 

El proyecto busco alinear a los tres países y lanzar una colecta de recaudación de fondos para la construcción  cuyo costo rondaría los 20 millones de dólares.

La iniciativa la promueve un grupo de entusiastas admiradores de José de San Martín, que ya recibió el aval del gobierno de Corrientes.

 Si prospera la iniciativa, el encargado de realizar la escultura será el arquitecto uruguayo, Rafael Viñoly, reconocido por sus obras en diversas ciudades del mundo. El lugar elegido para su instalación es una fracción de terreno, de unas cinco hectáreas, a la vera del río Uruguay que la Municipalidad de Yapeyú estaría dispuesta a ceder.

Los fondos provendrían de donaciones de ciudadanos anónimos de los tres países y, en principio, no se admitirán donaciones de empresas ni de gobiernos locales, provinciales o nacionales. El monto aproximado de la obra, según estiman los impulsores del proyecto, sería de USD 20 millones.

“En el eje de acceso a Yapeyú, donde están conservados los restos de la casa donde nació San Martín, una línea de asfalto blanca vincula la ruta con la costa del río, paradójicamente, frente a Brasil. De este ralo paisaje mediterráneo, con esa densa vegetación horizontal, emergerá una réplica exacta del sable corvo, la única posesión práctica y simbólica que tuvo San Martín”, explica el bosquejo del proyecto arquitecto uruguayo.

Algunas de las obras más emblemáticas de Viñoly son el puente sobre la laguna Garzón, en Rocha, y la nueva terminal del Aeropuerto Internacional de Carrasco, ambas en Uruguay, el teatro Curvo de Leicester (Reino Unido), el Salón de Justicia del Condado de Bronx (Estados Unidos), el edificio The Mahler 4 Office Tower de Amsterdam (Países Bajos) y el Jazz at Lincoln Center de Nueva York (Estados Unidos). Los diseños de Viñoly también se pueden encontrar en Emiratos Árabes.

Si se concreta, esta será la oportunidad de tener una nueva obra de Viñoly en la Argentina, ya que en 1977 diseñó el edificio de Argentina Televisora Color (hoy TV Pública) y, en 1983, la Torre Prourban, ambos proyectos en la Ciudad de Buenos Aires.

“El proyecto no tiene afiliación política, partidaria o nacional, más allá de lo obvio. Su construcción, como fue la reconstrucción de la Estatua de la Libertad de Nueva York, será el resultado de la recaudación de contribuciones personales, de cualquier monto. La misma será administrada por una Comisión Ejecutiva liderada por los tres institutos sanmartinianos, el Regimiento de Granaderos a Caballo y de participantes interesados”, detalla la propuesta.

Para los propulsores de esta obra el objetivo es lograr que la colecta de dinero se convierta en un intento de unir a los argentinos. Será, según cuentan en la convocatoria, “un homenaje para quien nunca pidió nada, renunció a todo y, a la vez, contribuyó a la creación de una región viable al sur del continente americano.

La escultura, ese gran sable de 260 metros de altura, se transformará en cada fecha conmemorativa de la vida de San Martín. De acuerdo con el proyecto, el filo de la espada emitirá una llama en toda su extensión, que será visible a la distancia. La idea todavía no tiene avances firmes, pero cuenta con el ímpetu necesario para que se concrete.

Con información del diaro La Nación